}
Home / España / #Somos15m

#Somos15m

 
Manifestante frente al Parlament, el 15 de Junio.

Difícilmente llegaremos a saber exactamente quienes fueron los que reventaron la manifestación contra la aprobación de los recortes presupuestarios en el Parlament de Catalunya. Sí, es posible que haya gente que se apunte a un movimiento del que no ha comprendido lo esencial (no podemos ni queremos  ser peores que aquéllos que nos han indignado) pero también es verdad que muchos de los que estuvieron allí presentes señalan a una serie de “infiltrados” como el origen verdadero de los tumultos.

Ciertamente, todos hemos visto el vídeo en la red de una serie de policías de paisano (algunos de ellos han sido identificados como participantes en comisiones informativas de Plaza Catalunya) acorralados en el portal de un garaje. Desde luego, esa imagen en sí no prueba nada contra ellos. Todo el mundo sabe que la policía infiltra gente en las manifestaciones y en los movimientos para obtener información, tenerlo todo controlado y evitar que surjan mayores problemas. Digamos que es parte del oficio. Pero precisamente, por eso, si estaban ahí por algo (se supone que para impedir que el asunto fuera a mayores) no podemos dejar de preguntarnos:

1. ¿Por qué quedaron todos los supuestos policías arrinconados en grupo ? ¿es que estaban actuando conjuntamente?; y caso de ser así, ¿qué es lo que hacían exactamente y qué es lo que motivó que todos en su conjunto fueran identificados por los manifestantes y relegados a un enclave concreto hasta que el punto que tuvo que venir la policía uniformada a rescatarles?. Si no hay nada que ocultar más allá de lo que es evidente, valdría la pena que el Sr. Felip Puig, Conseller de Interior de la Generalitat, aclarara esto para despejar dudas en lugar de amenazar a diestro y siniestro a quien cuelga vídeos en la red que se han filmado in situ.
Manifestante dirigiéndose a supuesto grupo de policías de paisano

Sea cual sea la respuesta a la pregunta anterior, hay algo que también debe quedar claro. Los vídeos muestran que una gran mayoría de personas actuaron de forma pacífica y que sólo fue una minoría la que reventó la protesta con acciones absolutamente reprobables de acoso (pintadas, persecuciones y zarandeos, entre ellos al diputado invidente Josep Maria Llop y a su perra guía, Anabel), totalmente contrarias a la filosofía que inspira el 15m. El que todas estas acciones llegaran a tener lugar es sobre todo un fracaso de la policía y del propio Felip Puig, porque su trabajo, es precisamente evitar que se produzcan acciones violentas en el libre ejercicio de los derechos ciudadanos, entre los que está, el de manifestarse. También frente al Parlament.

El Conseller de Interior ha reconocido hoy en un programa de radio que había policía infiltrada en el movimiento y que tiene informantes dentro de él, con lo cual, sabe perfectamente de qué va la historia y quién es quién. Sabe perfectamente que el movimiento 15m en sí no tienen ningún instrumento para impedir que salga de la nada un grupo de gente que actúe por su cuenta y sin respetar las consignas pacíficas del movimiento. Criminalizar a los indignados por lo que sucedió el pasado miércoles 15 de junio o por querer manifestarse frente al Parlament es equivalente a pretender criminalizar a toda la afición del Barça por salir a celebrar la Champions y no evitar que, en paralelo, salga una banda de enérgumenos, no a zarandear, no a insultar, no a perseguir, sino directamente a romper lunas de establecimientos, protagonizar tremendas peleas e incendiar contenedores, como de hecho sucede. No se le ocurre al Sr. Felip Puig entonces – ni por asomo – arremeter contra el Barça, o contra el fútbol, o contra el derecho a salir a expresarse libremente, en este caso, a celebrar un triunfo deportivo.

Diputado acosado a la entrada del Parlament

Tras cada victoria del Barça, políticos y medios de comunicación – a los que también dirijo esta reflexión – se refieren SIEMPRE a un grupo aislado de elementos descontrolados que no tienen otro objetivo que reventar las manifestaciones ciudadanas y mancharlas de violencia y malos modos, pero jamás la emprenden contra el club o contra los culés, algo que sería totalmente injusto. Por otra parte, seguramente estaremos de acuerdo en que los motivos por los que el 15m ha sacado la ciudadanía de base y sin filiación política a las calles son bastante más importantes que un triunfo deportivo, por mucho que éste contribuya a distraer momentáneamente a las masas de cuestiones más inquietantes.

No podemos saber, verdaderamente, hasta qué punto los grandes medios de comunicación estaban esperando este momento. Pero de lo que sí podemos dar auténtica fe es de cómo lo han recibido: con los brazos abiertos, como maná del Cielo. Un pre-aviso fue quizás la hilarante rueda de prensa y la posterior cobertura mediática al respecto de la detención de los 3 Anonymous españoles, un tiro que les salió por la culata porque el eco de las risotadas en la red llegó a escucharse hasta en Al Jazeera, pero lo del 15J ha sido el no va más. Nunca se han visto unas imágenes tan repetidas, tan comentadas, manipuladas, y estiradas como un chicle con el fin de otorgarles una centralidad que no corresponde en absoluto a lo que persigue y significa el movimiento 15m.

Nunca habría podido imaginar que un movimiento ciudadano de tanta buena fe, en el que tanta gente ha empleado días, semanas y meses con sus noches de dedicación y esfuerzos totalmente pacíficos y constructivos  en buscar vías y modos de conseguir una democracia más participativa pudiese llegar a ser criminalizado de tal forma por políticos, informadores y tertulianos de pelaje diverso. Han comparado a los indignados con la Kale Borroka, han buscado conexiones a la convocatoria del 19J con Herri Batasuna (véase diario ABC del viernes 17 de junio), igual que la semana pasada también se tachaba de filoetarras a los Anonymous, de actuar desde “células” como AlQaeda y no se cuánta bazofia periodística más en medios supuestamente serios que actúan como antesala de las amenazas gubernamentales.

Justamente, el recién estrenado President de la Generalitat Artur Mas ya ha advertido que van a exigir condenas “ejemplares” con los detenidos en el 15J. ¡Qué pena más grande que él mismo no exigiera semejante ejemplaridad con los ladrones convictos del Palau de la Música que desviaron, presuntamente, más de 600.000 euros a su partido, Convergència. Y qué lástima también que esa ejemplaridad punitiva no pueda aplicarse én términos legales a quienes omiten de forma sistemática en su programa electoral (un contrato con la ciudadanía cuyo incumplimiento implica exactamente cero patatero) las medidas que en realidad se disponen a  llevar cuando consiguen llegar al poder: practicar extensos recortes en lo que resulta intocable para las clases más desfavorecidas, como son la sanidad y la educación, en el contexto de unos niveles de paro atroces.

¿Recortes? mmm, me suena…¿no eran recortes lo que se aprobaba en el Parlament el miércoles?…¡Uy! si con todo este ruido casi se nos había olvidado el porqué de la manifestación del miércoles frente al Parlament. Parce que ese ruido atronador de los grandes grupos de comunicación nos ha hecho olvidar las muchas nueces que estaban en juego.

Por eso, el 19J no faltes en Barcelona, en Madrid, Valencia, Málaga…porque son muchos los motivos para manifestar nuestra indignación. Ven en paz, ven sin miedo, desde tu barrio, tu asociación, desde tu casa. Somos nosotros, no somos ETA. No somos la Kale Borroka. No somos AlQaeda. No dejaremos que nos conviertan en lo que no somos y nunca hemos sido.  No podran detenernos. Ahora ya no. #Somos15m.

El pacto del Euro, por Anonymous

 Manifiesto contra la criminalización del 15m

Nur Sajarah

Fotos 1 y 4 pertenecen a Acampadabcn

 

Un poco de humor: Secretas en el Parc de la Ciutadella

TESTIMONIO:YO ESTUVE EN EL 15j

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.