}
Home / España / Mas y el enemigo exterior
Sitio de Barcelona, 1714 (Museu Rafael Casanova)

Mas y el enemigo exterior

Sitio de Barcelona, 1714 (Museu Rafael Casanova)

Como catalana, creo que puede haber pocas cosas peores que a alguien con quien no tienes nada que ver se le llene la boca hablando en tu nombre, algo que yo nunca querría decir y con lo que no me identifico en absoluto. Justamente lo que hace el President Artur Mas, apelando a “la voz del pueblo”, en estos días aciagos que a algunos/algunas nos gustaría que pasaran lo antes posible. Sobre todo, por el espectáculo tan feo que está dando la mayor parte de nuestra clase política catalana al resto de España. Me avergüenza el discurso del constante “malrollismo”, el chantaje contínuo, el “si no me das, me voy” y ese mantra que me sale por las orejas: “España o Espein, que no nos entiende”. Yo añadiría: “Y muchos catalanes y catalanas, tampoco entienden a Mas”. ¿Qué habrá detrás de esta colosal movida hacia adelante en el peor de los momentos? ¡Basta ya de mensaje “negatifo”, por favor! (no se cargaron los culés a aquel furibundo entrenador holandés  por eso?). Me da igual que salieran un millón a la calle enviados con autobuses (financiados, por cierto, con el dinero público que se recorta de otras partidas) desde toda Catalunya; también fuimos muchos el 15-m (pagando nosotros, eso sí) y se está quedando todo en agua de borrajas: lo que ya pido de rodillas es que el Sr. Mas deje de hablar de “Catalunya” y de “España” como dos entes enfrentados : no es que dé fatiga, ¡es que ya da asco!. Yo no estoy enfrentada con los madrileños, ni con los andaluces, ni con los vascos, ni con los extremeños, ni los ceutíes, ni los de Matalascañas. Él sí está enfrentado con Rajoy, y mucho y a cada paso que da, aún cuando los políticos (supuestamente) están para resolver los problemas de los ciudadanos y no para crearlos.

Y en cuanto a esa fiebre de independencia, de separación, de “enajenación fiscal” diría yo, del “me voy porque estoy harto”, Mas no habla en nombre de Catalunya. Por lo menos, no de una mayoría. No lo hace desde el momento en que no se presentó a las elecciones explicando que si el gobierno central no aceptaba “su argumento” del pacto fiscal tomaría la vía soberanista pura y dura en la que nos está metiendo. Esto no lo dijo nunca y si lo dijo, no fue lo suficientemente claro porque nadie (o muy pocos) se enteraron. El actual President olvida que durante largos años, tuvo que conformarse con ser “el eterno candidato” hasta que ganó la presidencia porque el Tripartit ya no podía hacerlo peor. Mas no ganó las elecciones: las perdió el PSC, y no se crean, no fue tanto por hacerlo mal, sino porque Montilla nunca supo encontrar un sitio propio, ni un discurso reconocible ni inteligible para su electorado. De otro modo, Convergència hubiese tardado muchísimo más en regresar al poder tras la era Pujol (una era de casi un cuarto de siglo, un hito que el hijo y heredero Oriol Pujol se propone revalidar: de ahí a que le suceda un nieto ya es nada, deben pensar ellos para sí mismos).

Pero el poder le ha sido devuelto a Convergència en el peor momento, los recortes, la quiebra técnica, el rescate (o más bien, el rescate dentro del rescate…) ¿Salida? Independencia. Dadme la llave que me la quedo y con toda la maquinaria del poder en la mano y los medios de comunicación, con cero coma cero cinco voces críticas, a echar el resto que para algo tienen su subvención y su plato caliente todos los días. No me gusta lo que escucho y lo que veo, lo tengo que decir.

Odio el nacionalismo, ese discurso trasnochado del “nosotros” que somos tan buenos y especiales, frente a “ellos”, malos y del montón, y que tanto daño ha hecho a millones de personas en la historia reciente del mundo; ese constante y cansino esgrimir de agravios históricos y enemigos exteriores fabricados y moldeados según los cánones de la propaganda de raíz más fascista y ultraconservadora, esos “españoles que no nos quieren, que no nos entienden” (“español el que no bote” cantaban en la manifestación, como si esto fuera un Madrid-Barça); las frases hechas: “estamos perdiendo el miedo”. ¿Miedo?. Vayan a Siria y allí les explicarán lo que es el miedo de verdad y lo que es jugarte el físico por la libertad y la dignidad.

Y seguramente es cierto que hay mucho que reformar desde la transición, las sociedades han cambiado y el modelo político hace aguas por muchas partes, no hay duda, no hay más que ver cómo estamos. Pero eso requiere un análisis y una reflexión más profunda y lo que es más importante, la capacidad y la voluntad de la clase política de trabajar para la comunidad y no para el interés propio y partidista en estos momentos tan difíciles.

Pero ¿en serio que quieren poner un paso fronterizo en Aragón o en Castellón o una aduana para ir a IbizaPalma de Mallorca?. ¿A quién están tomando el pelo sobre las verdaderas intenciones de este disparate?. ¿Que ahora resulta que somos catalanes y europeos, pero no somos españoles?.

Pues lo siento pero yo disiento: yo soy catalana, soy española y europea. Y un poco portuguesa e italiana. Pero créanme que podría ser de muchos más países si me lo propusiera. Sólo basta abrir mucho los ojos y un poquito el corazón. Y Vds. me perdonen pero no quiero ni más fronteras ni más enemigos, ni en el exterior ni el interior. Ni populismo, ni propaganda infecta, ni más mentiras. Por favor, no en mi nombre!!.

Laieta

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

4 comments

  1. Mas ha salido con mala cara de la reunion con Rajoy. No al pacto fiscal, y no llevaba alternativa. Reunion en el congres de Cataluña la semana proxima. Con un poco de suerte adelanto de las elecciones, y los independentistas sabran con que fuerzas cuentan. Espero que los partidos sean claros en sus planteamientos,… y veremos quien tiene mayor respaldo.

  2. Este artículo es verdaderamente duro de leer, criticas que Mas diga que “habla con la voz del pueblo”, algo criticable, pero tu haces exactamente lo mismo. Diciendo que la mayoría tal, la mayoría cual…

    Razonamientos como estos:
    “Yo no estoy enfrentada con los madrileños, ni con los andaluces, ni con los vascos, ni con los extremeños, ni los ceutíes, ni los de Matalascañas.”
    ó
    “ni más fronteras ni más enemigos”
    Son de un infantilismo espeluznante. EVIDENTEMENTE que los ciudadanos no tienen nada entre ellos, los catalanes no odiamos a los no-catalanes ni viceversa, al menos según mi experiencia. Es impactante que presentes eso como ‘razones’ para no ser tener un estado propio. Por cierto, sobre construir ‘nuevas fronteras’, mmm, espacio Schengen? Tú has ido en coche de gerona a perpignan? Te ha parado alguna frontera?…
    No mencionas las políticas del gobierno central contra la educación en cataluña?

    Esto es una lectura a mi ver incorrecta:
    “no se presentó a las elecciones explicando que si el gobierno central no aceptaba “su argumento” del pacto fiscal tomaría la vía soberanista pura y dura en la que nos está metiendo.”
    Desde cuando los programas políticos dicen, si pasa esto, haré esta cosa, y sinó ésta otra? Política ficción-futurista. Ha convocado elecciones para cambiar el programa. Ojo, no digo que todo este giro soberanista no sea una campaña para esconder recortes, mafias en CDC, etc. Pero lo que tu dices es incorrecto.

    Que conste que no he votado nunca, ni pienso votar a CiU. Aunque sí votaré a un partido independentista, con amor.
    Y seguiré yendo tantas veces como pueda a ver a mis amigos de la península/islas no-catalanes, como siempre.
    salut i amor,
    deu

  3. Hola, Ramon, primero de todo, gracias por tu opinión. Segundo: la autora, no habla de la mayoría tal o la mayoría cual, sino que exactamente leo que se refiere a “algunos o algunas” y la mayor parte del texto la expresa en primera persona, por lo que evidentemente, se hace eco de una opinión que es la suya, si bien, piensa y está en su derecho como ciudadana de expresarlo, que otr@s piensan lo que piensa ella. Si son muchos o pocos, ya se irá viendo, no hay duda. Sí que habla de mayoría, en cambio, al constatar, cosa cierta, que la mayoría que en las últimas elecciones votó, no votó una opción soberanista, por lo cual, Artur Mas no tiene legitimidad, en este momento, para hablar en nombre de las aspiraciones soberanistas de un pueblo que no ha corroborado el independentismo en las urnas.
    Por lo demás, obviamente, nadie duda de que tienes toda la libertad para votar lo que quieras en las próximas elecciones y para expresarlo en nuestra plataforma de la forma en que lo ha hecho, igual que lo tiene nuestra contribuyente, cosas, ambas, que nos alegran profundamente 🙂 saludos y también mucho amor para tí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.