}
Home / Entretenimiento y más / Todos con Manel… a pesar de RTVE

Todos con Manel… a pesar de RTVE

Aún nos estamos restregando los ojos con el espectáculo que vimos el sábado noche en “Objetivo Eurovisión”: la verdad es por un momento pareció cambiarse el canal involuntariamente a Telecinco y estar asistiendo a una de las descomunales refriegas de GHVip con Aida suelta y montando la mundial con el oficio que la caracteriza… Pero no, era la cadena pública española en el día en que se elegía al representante de España para la edición del festival de Eurovisión 2017 en Kiev.

Aquí ya expresamos nuestra opinión sobre el extraño sistema de preselección empleado por RTVE, el llamado Eurocasting, que empezó con una gran votación popular entre 30 precandidatos para que al final sólo uno pudiera competir en la gala final de febrero. ¿Con quien? Pues con otros cinco candidatos elegidos internamente por la cadena pública. Ahí ya imperaba la clara y decidida voluntad de restringir el alcance del voto popular (un candidato popular contra cinco no elegidos por el público), algo que el sábado se vio absolutamente confirmado al otorgar el sistema al voto del jurado (que elegía al 50% frente al voto telefónico de los telespectadores) el voto de calidad capaz de decantar la victoria final hacia uno u otro candidato.

Lo que pareció, efectivamente, es que estaban, como decimos aquí en Catalunya, totes les faves comptades, todas las habas contadas. Parecía que al constatarse por los sondeos y comentarios que el triunfo final estaba entre Manel y Mirela, se hubiese querido prevenir el resultado ante un posible empate (que se dio precisamente por el voto mínimo de dos jurados a la madrileña), guardando el voto decisivo y último para el jurado, que recayó, efectivamente, en Manel. Y ya la tuvimos liada, pero liada bien gorda. El pobre Jaime Cantizano, que se estrenaba como conductor en estas cosas del Eurodrama, aparecía casi tan desencajado como el joven Manel Navarro ante los abucheos y el rebote de una masa de muy maleducados e histéricos eurofans.

Manel y Mirela en el momento de la votación final: Eurodrama total.

No sabemos si la culpa de todo esto la tienen los famosos Toñi (Toñi Prieto) o el tal Fede (Federico Llano, jefe de la delegación española en Eurovisión. Pero es evidente que lo visto anoche tiene que marcar un antes y un después en la historia de la cadena pública. Si Eurovisión importa a la gente, como creemos que efectivamente ocurre, ya va siendo hora de que se produzcan los cambios que hagan falta en el organigrama de marras que gestiona el viejo Eurofestival para RTVE. Que ya llevamos unos cuantos fallos estrepitosos y resulta que cada año nos caemos más abajo de la clasificación. Ya sólo nos faltaba el caos de ayer.

Y dicho esto: vamos a valorar la parte musical de lo que sucedió anoche.

Manel Navarro: una presentación muy sencilla pero muy fresca y llena de encanto. Manel y su grupo transmiten muchísimo buen rollo y suenan muy actuales. Qué se puede hacer para mejorarla? Efectivamente, como señalan algunos detractores, la canción no pasa de ser una cançoneta (canción sin pretensiones) pero se podrían introducir nuevos elementos que le den un poco más de historia, partiendo de lo que ya hay, que no está nada mal.

Leklein: es una gran cantante, lo hemos dicho siempre, pero decir que “Ouch” es un temazo es mucho decir. Tiene una buena entrada pero el estribillo se queda en terreno de nadie hasta el final, sin embargo es cierto que hay muchos fans que probablemente son, sobretodo, fans de la artista (que insistimos, lo es y muy buena), de su estética y de lo que representa. Leklein estuvo correcta pero le puso al escenario un montón de efectos lumínicos que acabaron por difuminar su actuación.

Mario Jefferson: su actuación fue mucho mejor de lo esperado. Secundado por parte de los bailarines de “Tu cara me suena”, demostró que se mueve bien en el escenario y que es capaz de cantar bien y bailar al tiempo sin fallos visibles, sin desafinar y transmitiendo mucha seguridad. Creemos que recibió menos votos de un público que ya había descartado su canción en su versión de estudio. Sin embargo, en directo dio mucho más de sí. Mario tiene futuro.

Paula Rojo: Otro tema que el público había descartado de antemano y que, en cambio en directo lució bastante gracias al encanto de la propia Paula, su banjo y su band. Bueno, una opción de country hispano que no vimos para Eurovisión, pero que sí brilló en la gala gracias a la dulzura de la cantautora asturiana y la atmósfera bohemia creada por sus músicos.

Maika Barbero: Sabía que no iba a ganar pero quizás por eso su actuación fue, no de aspirante, sino de auténtica artista consagrada que hace lo que quiere y como quiere. Maika estaba radiante y su rock soportó seguramente mejor que otros estilos las – tradicionalmente – deficientes condiciones acústicas del espacio. Qué lástima que “Momento crítico” no haya sido una canción lo suficientemente determinante para arrastrar a los muchos seguidores de la artista, a juzgar por los numerosos comentarios y apoyos que ha recibido en redes sociales estos días.

Mirela: durante unos días fue la niña de España. Salió nerviosa, emocionada, con un vestido más cinturón que vestido y se llevó la mayoría de votos del público. Su canción, sin ser una maravilla, era una acertada amalgama de tópicos sobre España y los veranos mediterráneos, que en su voz y su apariencia, presentaba buenas opciones para entrar en el top ten eurovisivo. La escenificación fue buena, con fuego incluido y tres bailarines (dos chicas y un chico guapísimo bailando flamenco como pocos) que dieron ese ambiente de fiesta que se perseguía. Mirela no estuvo vocalmente bien en los graves, sí en los agudos peró chapeau por ella por cantar tan bien entre tantísimo movimiento.

Se sabía desde hacía días que la cosa estaría entre Mirela y Manel, a pesar de la fuerza de los llamados “lekleinistas” y de hecho, eran ellos dos nuestros favoritos, ya que ambos aportaban la frescura necesaria para representarnos en Kiev, a falta de una opción más definitiva a nivel musical, que nunca estuvo.

Pero lo que no se puede tolerar es que se abochorne a un artista que ha sido elegido de la forma en que los asistentes a la gala hicieron el pasado sábado. La reacción de Manel con un amago de corte de mangas no es defendible, pero se comprende en un ambiente de tanta presión y mala leche generalizada, tal y como el artista ha explicado en la rueda de prensa de hoy (en la que lo han dejado completamente solo frente a los periodistas, por cierto). El joven se ha disculpado ante todo el mundo pero bien es cierto que el sábado debieron de echar del plató sin contemplaciones a los hooligans e incluso uno de los jurados, Xavi Martínez, fue agredido físicamente y salvado de una probable segunda agresión al sacarlo por la puerta de atrás. Absolutamente intolerable, ¿estamos locos o qué?.

Y por si alguien no lo sabe aún, Manel se merece un respeto y no es en absoluto culpable de lo que haya habido alrededor de su elección, si es que realmente han habido irregularidades, aparte de la evidente mala organización y dirección de todo el proceso de selección. Nadie tiene derecho a reventarle a él y a su grupo la posibilidad de vivir esta experiencia que tiene por delante como se merece. Y de todo lo demás, ya se hablará cuando y como convenga.

Por eso ahora es el momento de apoyar a Manel, en lugar de tratar de desacreditarle. No estropeemos ese buen rollo que su grupo y su canción transmiten y disfrutemos juntos del tiempo que viene. Dicen que sólo con buenas vibraciones te suceden cosas buenas. No tenemos la varita mágica para ganar Eurovisión, pero es que hace muchos años que no la tenemos, ni siquiera cuando hemos creído tenerla y nos hemos llevado el batacazo a continuación. Y si es cierto que Eurovisión mueve pasiones, a veces hay que poner cabeza y un poco de inteligencia para disfrutar de la vida.

Pues eso, de aquí hasta Kiev, “Do it for your lover”, love, lots of love and peace for everybody.

Gracias. O mejor en catalán, moltes gràcies.

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes