Por qué es importante el anuncio del bosón de Higgs

Imagen de colisión de partículas en el proyecto CMS

Algunos de los científicos más brillantes del mundo, anunciaron el martes 13 de diciembre que habían estado prácticamente a punto de descubrir una nueva partícula: el bosón de Higgs. Lamentablemente, para una considerable parte del género humano, la cuestión de por qué este descubrimiento reviste importancia es un auténtico enigma.

En el mundo de los negocios, incluso en empresas de alta tecnología, este tipo de incertidumbre no se sostendría. ¿Alguien se imagina a Apple montando un evento para decir que hay “fuertes indicios” de que el próximo iPhone podría salir al mercado?. Pero ahora estamos hablando de la física de partículas, donde un gran descubrimiento podría poner patas arriba nuestra comprensión de l propia realidad. Los científicos tienen que andar con tiento para no meterse en otro fiasco como el de la fusión en frío – fuente de grandilocuentes declaraciones que, posteriormente, se vieron vergonzosamente desacreditadas.

Es por eso que las noticias de ese martes daban la impresión de estar algo descafeinadas. Los dos principales experimentos en curso en el Gran Colisionador de Hadrones del CERN, ATLAS y CMS, ambos de forma independiente, dieron evidencia de la existencia de una nueva partícula en el rango de masa esperada del bosón de Higgs. Habían fuertes indicios del Higgs a 124 y 126 GeV (giga electrón-voltios) – exactamente donde debería estar, si bien no eran lo suficientemente determinantes para  ser descartados como una casualidad estadística.

“Hoy, hemos obtenido mucha información nueva”, dijo a Mashable Pierluigi Catastini, un investigador asociado con el experimento ATLAS. “Nos enteramos de que la ventana más probable para el bosón de Higgs, en términos de masa de Higgs, es muy estrecha. Pero es demasiado pronto para hablar de descubrimiento”.

Vista aérea del perímetro del LHC (Large Hadron Collider), el Colisionador de Hadrones del CERN

Los científicos del CERN midieron sus palabras en extremo. Fabiola Gianotti, portavoz de ATLAS, dijo que los resultados “pueden ser una fluctuación”, y Guido Tonelli , del proyecto CMS, dijo que si bien los datos apuntan a la partícula de Higgs, no son concluyentes. El Director General del CERN, Rolf Dieter Heuer, dijo a la BBC: “Necesitamos cifras más sólidas”.

Sin embargo, las páginas web de ciencia, fueron más audaces. El popular blog de física Not Even Wrong, dice, “Se trata de lo que cabría esperar si un Higgs se encontrara ahí a 125 GeV, muy improbable de ver si Higgs no existiera”. En Science 2.0 Tommaso Dorigo llegó a afirmar “¡Por fin evidencias firmes del bosón de Higgs!”

Por lo tanto, estamos en el camino de encontrar el bosón de Higgs. Pero… ¿a quién le importa? ¿Qué tiene que ver con el mundo real esta inimaginablemente diminuta “partícula de Dios?

En una palabra: todo. El bosón de Higgs viene predecido por el Modelo Estándar, que es una especie de manual de usuario de la física de hoy en día. Si el bosón de Higgs existe, entonces el Modelo Estándar sería correcto, y la física, como la conocemos hoy, seguirá adelante. Si no hay Higgs, el modelo es claramente incompleto, y sería necesario crear una nueva física.

Muchos de los físicos más audaces en realidad preferirían que no hubiera bosón de Higgs, ya que abriría nuevos campos de investigación. “Si no lo vemos (el bosón), eso sería un descubrimiento increíble, ya que entonces demostraría que el Modelo Estándar no funciona”, dice Catastini. “Si (por el contrario) encontramos el bosón de Higgs, hemos dado con la pieza más importante del rompecabezas.”

Aparte de dar a los físicos una buena razón para sentirse bien consigo mismos, la existencia del bosón de Higgs nos daría pistas de cómo las partículas adquieren masa. Se cree que toda la realidad está llena de algo que se llama el campo de Higgs, y a medida que las partículas se mueven a través de ella, se van cargando de masa. Es algo que no se ha probado, pero  una consecuencia inevitable de esa teoría es el bosón de Higgs.

Así que si damos con el bosón de Higgs, la ciencia, de una tacada:

 –  Prácticamente completaría y afirmaría el Modelo Estándar de Física de partículas.

- Mostraría cómo las partículas adquieren masa.

- Colocaría el campo de Higgs en una plataforma sólida para estudios posteriores.

Una vez que el bosón de Higgs se confirmara, algo que los científicos parecen estar de acuerdo en que probablemente sucederá a finales del próximo año, sería un hito  enorme – aunque, tal y como van los descubrimientos científicos – no sería tan importante como la confirmación de la teoría de la relatividad de Einstein. Pero al igual que la relatividad hizo tambalear convenciones clásicas en la física, la existencia del bosón de Higgs descartaría algunas teorías y nos daría nuevas indicaciones sobre la forma en que el universo funciona de verdad.

En cierto sentido, el bosón de Higgs tendrá un significado opuesto al de la relatividad. Una de las consecuencias de la teoría de Einstein era que no había necesidad de imaginar un “éter” que impregna el tejido del cosmos. Sin embargo, la “partícula de Dios” confirmaría que el éter está vivo y coleando, y se llama el campo de Higgs.

Por lo tanto, el bosón de Higgs podría terminar demostrándonos que el universo está aún mucho más interconectado de lo que Einstein jamás llegó a imaginar.

 

Peter Pachal, periodista especializado en tecnología  

Fuente: Mashable  

Fotografías: CERN

Traducción: María Clemente

 




coded by nessus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.