}
Home / Arte e Historia / Maravillas del Mundo Antiguo: El Faro de Alejandría

Maravillas del Mundo Antiguo: El Faro de Alejandría

Estamos en el año 280 antes de Cristo y Alejandría es uno de los mayores focos de las culturas egipcia y helénica, debido, sobre todo al tremendo y único desarrollo de su puerto, lo que la convierte en el gran centro comercial del mundo; un mundo del cual el Faro de Alejandría ha sido su más universal símbolo.

Todo el diseño de la ciudad mira y está enfocado al mar y centrado en su gran puerto. Para defenderlo y como demostración de su poder, Ptolomeo II, autoproclamado faraón, ordena la construcción de una torre, en una pequeña isla que se encuentra en el centro de la bahía y que constituirá la puerta de entrada al puerto y a la ciudad de Alejandría por vía marítima. La isla se llama Faros y de ella tomarán su nombre, tanto esta torre, como todas las construcciones similares posteriores, hasta nuestros días.

El arquitecto responsable de la obra fue Sostrato de Cnido y según iba avanzando la obra, quedaba patente la grandeza de la construcción, que se elevaba 120 metros sobre el nivel del mar, convirtiéndola en una torre grandiosa y única en su tiempo. Estaba dividida en tres cuerpos o secciones; la base donde se asentaba era cuadrada, el centro del fuste era de forma octogonal y la cúspide o remate era cilíndrica.

La intención era que sirviera como símbolo de la ciudad y fuera su edificio más representativo, pero además cumpliría la función de guía para los barcos que arribaban a puerto, por lo que en la cima se habilita un complicado sistema de espejos perfectamente pulidos, que señalaban la posición reflejando la luz solar, mientras que por las noches se encendía una hoguera, cuya luminosidad quedaba amplificada por los espejos.

Se dice que la luz de su faro se divisaba desde mar adentro hasta 3 días antes de llegar al puerto de Alejandría, se convirtió en un símbolo del poder ptolomaico, pero también en un objeto de deseo para le resto de las culturas de su época, entre ellas el floreciente Imperio Romano, lo que fue la perdición de la ciudad, ya que Alejandría fue conquistada por los romanos, estando en el poder el padre de la famosa Cleopatra, a pesar de lo cual, Egipto fue capaz de mantener su independencia.

 

Fortaleza de Qaitbay (Alejandría) del siglo XV, construida con los últimos restos del Faro destruido por los terremotos
Fortaleza de Qaitbay (siglo XV), construida con los últimos restos del Faro destruido por los terremotos

El Faro de Alejandría, considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, se mantuvo en pie unos mil seiscientos años, hasta que en el siglo XIV, fueron los terremotos los que lo derribaron, a pesar de los muchos enemigos que lo intentaron, y su nombre, que en realidad es Torre de faros, por el nombre de la isla, servirá para designar todas las contrucciones posteriores realizadas con el fin de mostrar el camino a los barcos.

Lo más parecido en la actualidad al faro de Alejandría, es la Torre de Hércules, de La Coruña, el faro romano más antiguo del mundo, aún en funcionamiento y que fue edificado según los planos de la Torre original de Alejandría.

Marga G.-Chas Ocaña

Artículo publicado en el blog De Viaje por Egipto

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

One comment

  1. jose luis bravo rodea

    Un mundo sin historia es un mundo sin futuro.
    magnifico reportaje.
    gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes