}
Home / España / Las Ramblas de la Vida

Las Ramblas de la Vida

Hubo una época de mi vida en que me pasaba la vida en Ramblas, deambulando arriba y abajo, de Drassanes (junto a Colón) hasta Plaça Catalunya. Eran  tiempos en el que el tiempo no contaba, las horas fuera de casa daban igual, ni estaba ni se me esperaba. Yo vivía mi realidad cotidiana particular en aquéllas calles y aunque dormía en el Maresme (a 36 km más o menos al Norte) me pasaba el día transitando por la zona de Ramblas, Barrio Gótico y aledaños de Plaça Catalunya.

En Ramblas siempre pasaban cosas: se veía y se conocía a gente de todas partes del mundo, te robaban el bolso si te despistabas y podías entretenerte viendo las paradas de flores, el festival multicolor del Mercat de la Boquería, los puestos de los hippies, detenerte ante los actores-estatua y seguir con la mirada a los frikis de todo pelaje. En Ramblas siempre acababas riéndote por lo bajini de los calcetines blancos embutidos en las sandalias de los extranjeros, ni de asombrarte ante el estilo y figura de algunas turistas que caminaban junto a otras ataviadas – seguramente – por su enemigo más acérrimo.

Marinos de paso, cantantes fracasados, estudiantes repetidores, trotamundos impenitentes con fieles perros sin pedigrí a su vera. Borrachos, travestis, hare krishnas, agoreros anunciando el fin del mundo, boyscouts, caricaturistas, escritores a la caza de inspiración, caraduras pidiendo dinero para el autobús, monjas, trileros, futbolistas de los años 50 exhibiendo toque, tarotistas, jubilados. Niñas y niños de uniforme merienda y pelota en mano, manteros vendiendo sueños inalcanzables a 10 EUR, grupos organizados de japoneses con sus guías parlanchines que agitaban sus paraguas mientra echaban a correr entre la multitud. Hooligans canturreando en los bares, despedidas de soltero y gente anónima sentada en sillas de pago viendo la Barcelona más gamberra y portuaria desfilar ante sus ojos. También de la más cercana y generosa.

La Barcelona de los brazos siempre abiertos.

Mercat de la Boquería

Eso y más era, es y serán las Ramblas. Es mucho, muchísimo. Y es tanto que no puede cambiarlo ni tan siquiera la tragedia más atroz. Tampoco ese maldita tarde del 17 de agosto de 2017 podrá con ella. Hoy, horas después, vuelve a estar llena a rebosar, tal y como debe ser. No tenim por, no tenemos miedo y aunque lo tengamos, la comedia bufa de la vida debe continuar.

Porque la Rambla es pura vida, por encima de todas  las cosas. Y la lógica de la vida es tan indestructible, tan imparable que ni en sueños podrá detenerla un puñado de niños enloquecidos, enajenados por mentores que les han tomado el pelo y lavado el cerebro con las técnicas de siempre y que no por consabidas dejan de surtir su efecto en las almas más desorientadas.

Estos últimos no tienen perdón: ésos son los auténticos responsables de tanto dolor, de tantas familias rotas y de haber traumatizado para siempre a quienes vieron y vivieron el horror de cerca. Y entre las víctimas incluyo también al que conducía la furgoneta y a todos los payasos siniestros que acabaron sus días en Cambrils, no sin antes apuñalar a la pobre señora de Zaragoza y al infortunado muchacho cooperante del Ford Focus. Estos aprendices de matarife son sólo los peones, los tontos útiles de esta perversa jugada de ajedrez. La que juegan quienes financian y sustentan esta sinrazón y que están en países a los que hacemos la ola cuando bien conviene al bolsillo. No podemos dejar de tener ésto en cuenta cuando vendemos armamento, lucimos camisetas de marcas emblemáticas o cerramos contratos con regímenes que mantienen los derechos humanos encerrados en un feísimo cuarto trasero. Lo siento mucho, pero ya va siendo hora de que nuestra mano izquierda sepa y esté informada de lo que hace nuestra mano derecha.

Imagen de la trágica noche del 17 de agosto, con todos los accesos al centro cerrados

Y viendo el cariz que toman las cosas, dejadme expresar que no me parece mano de santo concentrar únicamente todos los esfuerzos en la lucha antiterrorista. No debe detenerse desde luego pero no podemos dejar de invertir en psicólogos, en educación, en trabajo social en las comunidades donde sabemos que pueden existir personas vulnerables a las redes de la maldad pura.

No es buenismo, creedme. Es la constatación de que hasta ahora se ha venido haciendo muy bien en España – y muy especialmente en Cataluña – tanto en escuelas como en institutos y no podemos venirnos abajo con todo el equipo por este atentado que, por otra parte, sabíamos que podía tocarnos más pronto o más tarde. De hecho, otros países estaban tomando buena nota de que en nuestro país no existen guettos de inmigrantes y se da un buen nivel de inclusión a pesar de que la inmigración es un fenómeno relativamente reciente en España,

Es muy necesario formar bien a profesionales que expliquen a los jóvenes cómo defenderse de aquellas alimañas que se afanan – en redes sociales y en círculos de familia y amistades – en adueñarse de su voluntad y de su entendimiento. Debemos saber vacunarnos contra el odio que esas ideologías fascistas de distinto signo tratan de inocularnos a todos. No es una guerra de civilizaciones por mucho que se empeñen en hacernos ver, es una pugna de intereses que persigue fabricar enemigos entre naciones y creencias para implementar sus propios fines de cariz económico y geopolítico. No os creáis la patraña del nuevo califato de Al Andalus. Al Andalus sigue y seguirá siempre vivo pero como un referente cultural, que es el mejor salvoconducto de las cosas que tienen valor a lo largo de los siglos.

Unirnos contra todas las formas de odio es la mejor manera de convertirnos en una sociedad civil cohesionada en la diversidad, a nivel mundial. La unión contra el odio y la ofuscación irracional es el único antídoto contra el veneno del Daesh. Que se coman su odio con patatas. Elijamos ser libres de odio. Elijamos la vida.

Sí, lo estoy pensando y creo que mañana, después de muchos años, volveré a caminar de nuevo por las Ramblas.

“Rambla de las Flores” Isabel Guerra (1965)

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes