}
Home / Internacional / La terrible realidad de los niños mineros de Tanzania

La terrible realidad de los niños mineros de Tanzania

Por Zama Coursen-Neff, directora ejecutiva de la División de Derecho Infantil de Human Rights Watch

 

«Pensé que estaba muerto «, dijo Adam K. , describiendo un accidente minero del año anterior, cuando tenía 16 años de edad. Adam , que empezó en la minería a los 12 años , estaba cavando un pozo horizontal, a gran profundidad. El túnel se derrumbó delante de él , enterrando y matando a dos de sus amigos . «Estaba muy asustado», me dijo, «Yo sólo hacía que llorar y desesperarme.»

Pero el accidente no detuvo la carrera de a Adam en la minería. Tras suspender el examen al final de la escuela primaria – lo que le impedía continuar con su educación – Adam había viajado de una mina en pequeña escala a otra, buscando trabajo allí donde pudiera encontrarlo. Cuando lo conocí en el noroeste de Tanzania, al sur del Lago Victoria, estaba trabajando en el turno de noche – 19:00 a 07 a.m. – cavando otro hoyo profundo de la tierra roja propia de la zona, con pico, pala y martillo. A cambio, se le pagaba con sacos de rocas, que, en el caso de tener suerte, podían contener trazas de oro.

Miles de niños, como Adam, trabajan en las minas de oro a pequeña escala de Tanzania, algunos de ellos con tan sólo 8 años . (Estas «minas de pequeña escala» también se llaman «artesanales», si bien el trabajo que se realiza en ellas está muy lejos de la sutileza que el término «artesanía» implica). Después de más de 200 entrevistas y otras investigaciones en el último año, Human Rights Watch ha concluido que los niños empleados en las minas corren el riesgo de padecer graves lesiones e incluso la muerte a causa del trabajo .

Estos niños cavan en fondos e inestables pozos en turnos de hasta 24 horas. Transportan y aplastan pesadas bolsas de mineral de oro para que se convierta en polvo. Y procesan el oro usando mercurio tóxico, cuya manipulación realizan con las manos desnudas e inhalando los humos resultantes cuando se quema, una tarea que Adam me dijo que venía realizando desde los 14 años. El mercurio, que es especialmente perjudicial para los niños, ataca el sistema nervioso central y puede causar temblores y espasmos, pérdida de memoria y daños irreversibles en el cerebro, aparte de otros perjuicios en riñones y pulmones. Un médico en Papúa Nueva Guinea que trató a los pequeños mineros por una intoxicación de mercurio describió a sus pacientes con la mirada perdida en la pared como «zombies».

tanzania_africaLa ley de Tanzania prohíbe a las empresas mineras emplear a niños menores de 18 años. Pero el gobierno ha hecho muy poco para hacer cumplir esta prohibición, raramente inspecciona las explotaciones mineras pequeñas o sanciona a aquéllos que contratan a niños.

Muchos comerciantes locales de oro, que luego venden a otros comerciantes o directamente a los exportadores, compran abiertamente a niños. Un comerciante nos dijo : «Yo compro a cualquiera y lo vendo a cualquiera. »

Tanzania es el cuarto mayor productor de oro en África y alrededor del 10 por ciento de sus reservas de oro provienen de la minería de pequeña escala . Los Emiratos Árabes Unidos son el principal comprador, pero Tanzania también exporta oro a Suiza, Sudáfrica, China y al Reino Unido. A partir de ahí se vende a las refinerías y, en última instancia, a detallistas para inversión, para joyería, para la industria y otros usos.

Pero el problema no se limita a Tanzania – es común en muchos países de todo el mundo, en especial, el llamado » cinturón de oro» de África Occidental, donde Human Rights Watch ha llevado a cabo investigaciones en Malí y Ghana. A nivel mundial, aproximadamente un millón de niños trabajan en todo tipo de minas y canteras a pequeña escala, según estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo.

La minería es uno de los trabajos más peligrosos del mundo y en ningún caso debe emplear a niños. Los compradores de oro, las refinerías, los minoristas y los consumidores, por su parte, no deberían aprovecharse del trabajo infantil, que es ilegal. Nuestra organización ha encontrado pocas evidencias de que alguno de los comerciantes nacionales o empresas internacionales estén haciendo lo suficiente para detectar y eliminar el trabajo infantil ilegal en sus cadenas de suministro. Deben establecer – y sus compradores deben exigir – un procedimiento con las diligencias necesarias para que los segundos puedan confiar en que los productos que están adquiriendo no proceden del trabajo infantil o de otro tipo de abuso. Todas las empresas deben incluir un control regular, así como visitar las minas artesanales para asegurarse de que cuentan con la información precisa.

La mejor manera de hacer que esto sea una realidad es que los gobiernos de los países de origen de las empresas exijan el cumplimiento de los derechos humanos y establezcan unas directrices claras respecto al modelo de actuación  a seguir. Los boicots no son la respuesta – se corre el riesgo de reducir los ingresos de comunidades mineras artesanales ya empobrecidas e incluso pueden aumentar el trabajo infantil, ya que las familias incurren en situaciones aún más desesperadas. En cambio, las empresas , operando conjuntamente con sus proveedores locales, podrían asimismo iniciar programas para ir desplazando a los niños fuera de su cadena de suministro.

Los países y organismos donantes, que están apoyando y desarrollando de manera significativa el sector de minerales de Tanzania, deben trabajar para reducir el trabajo infantil y el uso del mercurio en la minería de oro a pequeña escala. El Banco Mundial, en particular , cuyo proyecto de inyección de 50 millones de dólares en cinco años, cubre muchos aspectos del sector de la minería del país, debe incluir iniciativas encaminadas a ocuparse de estas cuestiones. La OIT (Organización Mundial del Trabajo), que culminó sus proyectos centrados en la minería en 2010, debería volver a situarla en su centro de prioridad – si bien para ello necesitará el apoyo de los distintos países implicados.

El gobierno de Tanzania, a su vez, debe hacer cumplir sus propias leyes a fin de mantener a los niños fuera de las minas, mejorar el apoyo a los huérfanos y otros niños con especial riesgo de verse involucrados en ellas, fortalecer el acceso a la educación y también reducir el uso de mercurio.

De modo más general, todos los países deben ratificar y aplicar el nuevo Convenio de Minamata sobre el mercurio  que deberá firmarse en octubre. Este nuevo e importante tratado internacional obligará a los gobiernos a elaborar planes para eliminar las formas más perjudiciales de utilización del mercurio, a promover métodos de minería sin mercurio, a proteger a los niños y mujeres en edad fértil de la exposición a este metal y a tomar medidas para mejorar la salud de los mineros .

Son muchas las personas de todo el mundo que se benefician de oro de Tanzania, ya que se transforma en riqueza, en hermosas joyas y en aparatos electrónicos. Pero también lo son aquéllos que, como Adam, pagan un alto precio, arriesgan su salud, y tal vez también su vida, a cambio de un saco de piedras.

Fuente: Human Rights Watch

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.