}
Home / España / La muerte de Juan Andrés

La muerte de Juan Andrés

Han pasado dos semanas de la terrible muerte  de Juan Andrés Benítez a manos de los Mossos d’Esquadra en el Raval de Barcelona. Sorprende que cuando vemos imágenes de palizas policiales en otros países lo asociamos a las dictaduras, a regímenes policiales en los que los derechos humanos no cuentan o, a veces, a la “peculiaridad” de países como los Estados Unidos que, siendo una democracia reconocida y avanzada en muchos aspectos, mantiene concepciones retrógradas y racistas en el seno de su estructura socio-política. Factores que, en el contexto de grandes desigualdades económicas, derivan a su vez en desigualdades civiles.

Pero ver actuaciones de este tipo en Europa es menos usual y, en España, superados los años grises del franquismo, nos creíamos ya confortablemente acomodados en el tranvía europeo de los derechos humanos. Pero en los últimos tiempos, tras las consecuencias terribles de la crisis de 2008, parece que las libertades y los derechos estén recorriendo el camino inverso, en Europa, en España y, muy particularmente, en Cataluña, aquella Cataluña que había sido cuna y vanguardia del activismo contra la dictadura.

Las alarmas vienen sonando cada vez con más fuerza ante los sucesos protagonizados por los hábitos violentos y represivos de la policía autonómica catalana, los Mossos de Esquadra, que ya empezaron a ser denunciados desde los tiempos del Conseller Joan Saura (2006), en la era del Tripartit (PSC, ERC, ICV) y que no hicieron sino ir a más con la llegada al poder de CiU y el nombramiento del muy controvertido Felip Puig, en 2010, para la cartera de Interior del govern. Algunos de los numerosos incidentes han sido recogidos en Solomirar.com pero la muerte de Juan Andrés Benítez a principios de octubre y que referimos a continuación constituye un hecho demoledor, que, estamos convencidos, en los años 70 – curiosamente, cuando Franco aún estaba vivo – habría sacado a media Barcelona a la calle en manifestación, aunque fuera a la carrera delante de los grises.

Los hechos

Hacia las diez y media del sábado 5 de octubre, Juan Andrés Benítez, llamó a la Guardia Urbana para denunciar la desaparición de su perro. Ya entrada la madrugada, y dado que el animal seguía sin aparecer, Juan Andrés, muy nervioso, salió de su casa en su busca y discutió con la esposa de un vecino acusándola de haberle robado al animal desaparecido. Acudió el marido de ésta y se enzarzaron en una pelea que terminó reconduciéndose gracias a la intervención de otros vecinos, que mediaron para separarles. Alguien alertó a los Mossos que llegaron, según coinciden todos los testimonios, cuando la  pelea ya había terminado.

A partir de aquí se desencadenaron los hechos que terminaron con Juan Andrés en el suelo, inmovilizado por once policías que se lanzaron encima suyo y con cuatro de ellos propinándole puñetazos y golpes de rodilla durante diez minutos mientras el hombre, en el suelo, gritaba de dolor sin poder defenderse, tal y como ha podido conocerse gracias al espeluznante vídeo difundido por El País algo mas de una semana después.

El informe que ha realizado la Policía Nacional a requerimiento del Juzgado de Instrucción número 20 de Barcelona señala que al menos dos Mossos d’esquadra propinaron con «impulso» cinco puñetazos en la cabeza y tres patadas al empresario, cuando éste ya estaba inmovilizado, y apunta al posible uso de una porra extensible por un agente, según informa ABC.

Los Mossos,  en comunicados posteriores al suceso, explicaron que Juan Andrés les había agredido previamente, si bien los testigos no corroboran este punto. Estos relatan que lo que hizo Juan Andrés fue resistirse a entregarles su documentación, pero sin agredirles en ningún momento, tal y como recoge El Diario.es. Fue entonces cuando le lanzaron al suelo y se produjo la brutal paliza.

Según los testimonios vecinales y como puede apreciarse también en el vídeo, los Mossos estuvieron apartando y ahuyentando a los testigos de lo sucedido y, en algunos casos, llegaron a proferir amenazas a todos aquellos que pudieran presentar una grabación de los hechos realizada con los móviles. En un caso concreto, denunciado por un testigo en el informe de la Policía Nacional, los Mossos se presentaron en su domicilio para ordenarle que destruyera todo el material que había conseguido grabar en relación con el caso. Por fortuna, a pesar de las amenazas y el miedo legítimo a las represalias policiales, las grabaciones han salido a la luz gracias a la valentía y la tenacidad de la buena gente del barrio del Raval, una gente que viene sufriendo especialmente los desmanes policiales.

Juan Andrés, ya inconsciente, fue trasladado en estado crítico al Clínic donde murió de madrugada. La autopsia reveló que se había producido un fallo cardíaco a consecuencia de los golpes recibidos en el cráneo. En el lugar de los hechos, los testigos señalan que un Mosso lanzó una botella de agua en el suelo para difuminar la sangre de Juan Andrés y no más tarde de cinco minutos después del altercado, los servicios de limpieza del Ayuntamiento de Barcelona acudieron para limpiar la zona, eliminando toda clase de pruebas. Por si fuera poco, la familia del empresario, en concreto, su hermana, llegada desde Sevilla, no pudo acceder al cadáver del difunto hasta una semana después, tras un tiempo en el que nadie sabía donde se encontraba tras la muerte. Muchos puntos oscuros que deberán aclararse con la investigación.

RecuerdoJuanAndresBenitez

 

Empresario y activista

Juan Andrés era empresario del llamado Gayxample, donde tenía dos establecimientos (uno en la calle Casanova y otro en Consell de Cent). Allí ha sido homenajeado por la gente que le trataba a diario, clientes, amigos, compañeros. Era una persona pacífica, activista anti-sida, amante del fitness, el deporte, la lectura, el cine …etc. Era natural de Sevilla y después de vivir en Londres, terminó asentándose en Barcelona, donde residía desde hace diez años. Las personas que le conocieron han abierto un blog para mantener viva su memoria y recopilar datos e información que puedan contribuir a que se haga justicia.

Suena extraño que en una Cataluña en la que algunos defienden derechos políticos inventados a la medida de su estricta conveniencia, no sean ni tan siquiera capaces de garantizar unos derechos civiles que constituyen la única base sólida de la democracia. Sin derechos civiles la gente de a pie no somos nada, somos números, estadística y nada más y si no luchamos por defender lo que tanto costó conseguir a nuestros hermanos mayores, padres y abuelos el futuro que se abre ante nosotros puede desembocar en cualquier  forma de totalitarismo travestido de democracia formal.

Lo que le ha sucedido a Juan Andrés puede sucedernos a cualquiera de nosotros. Escondernos en la nebulosa de esa mayoría que se automargina a base de silencios, esperando que la minoría gobernante decida lo mejor para todos, sólo puede acarrearnos más marginación y más pérdida de derechos. Tenemos el derecho a exigir una policía democrática. Y en democracia, la policía sólo puede ser ejemplar. No cabe nada más.

Y para ti, Juan Andrés, donde quiera que estés, sólo decirte que tu perro, tu querido boxer, Pepe, ha aparecido y que está acogido por una parejita de italianos. Te echa de menos, por supuesto. Pero está bien, quédate tranquilo. Descansa en paz, amigo. Que sepas que tu gente no permitirá jamás que tu memoria se olvide.

 

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Martin Niemöller, pastor protestante encarcelado por los nazis.

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes