}
Home / Monografías / La cooperación (V y VI): dilemas del cooperante

La cooperación (V y VI): dilemas del cooperante


V.  Ser cooperante:  Puntual o permanente


¿Cuánto tiempo dura un proyecto? ¿Cuánto tiempo viven los cooperantes en el extranjero?

Ruta nº1 entre El Aaiún y el puerto de El Marsa (Foto: Dimitri)

Hay muchos tipos de cooperación, ya hemos visto algo sobre eso, y trabajando en cada uno de estas modalidades existen sendos tipos de cooperantes.

En la ayuda humanitaria en emergencia tras una catástrofe se priorizan grupos de rescate y equipos sanitarios de urgencia autosuficientes durante un par de semanas con todo lo que necesitan para su alojamiento y manutención; tiendas, comida, utensilios, herramientas, generadores de energía, agua, medicamentos, … para no tener que pedir nada en el entorno local tan precario. Su estancia acostumbra a ser de 15 días porque su trabajo es muy intenso, a menudo con jornadas de 15 horas diarias o más de rescate y atención, su autosuficiencia tiene un límite, los grupos trabajan a alta tensión profesional y emocional porque son los que paran el golpe a la tragedia y se aprovecha para identificar necesidades y en el relevo a los 15 días se pueden cubrir las necesidades detectadas.

En la ayuda humanitaria cuando estalla un conflicto las estancias se limitan a los envíos de ayuda; convoyes y demás, pues la situación bélica no recomienda el asentamiento permanente de extranjeros ante los posibles movimientos de los frentes, los bandos y los combates. Sin embargo sí existen misiones sanitarias y logísticas vinculadas a ACNUR (a veces protegidas por los cascos azules) que pueden montar hospitales de campaña y organizar campos de refugiados. Cuando el conflicto se perpetúa los cooperantes pueden estar periodos de 6 meses o 1 año con cortes de 1 semana cada mes, dos meses o 3 meses en el extranjero para romper la rutina dramática que se vive en una situación límite trágica permanente.

Durante el  restablecimiento post-emergencia o durante el conflicto en campos de refugiados se pueden llegar a coordinar misiones periódicas de personal sanitario normalmente que presta un servicio en los hospitales de campaña hasta el restablecimiento de las infraestructuras locales, la capacidad del país para dar el servicio a su población o en el momento de cese de las hostilidades que permite bajar el volumen de heridos o víctimas del conflicto. Estas misiones dependerán del lugar, las necesidades, la situación, … pero pueden ir de la 1-2 semanas hasta los 2-3 meses por cada equipo.

En proyectos de reconstrucción o cooperación la estancia de los y las cooperantes varía según de qué se trate la actuación y el cargo del cooperante, pero puede ir de unos meses de un profesor para dar una formación concreta y llegar a varios años si se trata del Director de un programa de capacitación del profesorado local y la implantación de programas educativos, y eso sí, siempre condicionado a los permisos gubernamentales y visados que periódicamente nos hacen regresar para renovar y volver a partir.

Al final… más que el cuánto tiempo se está lejos de casa, pesa siempre más el porqué.


VI.  Ser cooperante :  Vértice de una pirámide de base poligonal

¿Vértice? ¿Pirámide? ¿Base poligonal? ¿No estábamos hablando de cooperación?

Veamos si logramos explicar la metáfora del cooperante en relación al proyecto y el entorno.

Dajla, en el Sáhara Occidental (Foto: Hugues)

El cooperante es un trabajador de una entidad más o menos grande que al final se trata de una empresa que le paga un sueldo o un voluntario de otra que sin pagarle lo tiene en su enrolado en su plantilla y por ende en su organigrama. Por ello ese cooperante debe ceñirse a una normativa interna, debe respetar un código jerárquico, debe cumplir con los objetivos fundacionales de su entidad y debe actuar de acuerdo con las indicaciones y condiciones que marca su organización.

El cooperante, en tanto que trabajador o voluntario pero trabajador de otra empresa, es un contribuyente por lo que paga sus impuestos estipulados a su gobierno que luego éste invierte en muchos capítulos entre ellos el de la cooperación, por lo que ve lo que su país está financiando en el extranjero, las prioridades y los criterios de selección de esa cooperación y los resultados que devienen de esa ayuda a todos los niveles, el de la gente de pie y el del estamento político.

El cooperante es un experto en su materia (o se le supone). Puede ser médico, ingeniero, docente, … con una formación más o menos específica en su terreno y más o menos amplia en el sector de la cooperación. Esta persona por lo tanto está trabajando en un campo que conoce bien aunque en un lugar donde las condiciones y herramientas para llevar a cabo su tarea no son con las que cuenta en su país por lo que a esa teoría, es necesario sumarle buena dosi de práctica.

El cooperante implementa un proyecto cooperando con las administraciones locales de más o menos rango; de barrio, municipales, regionales o hasta nacionales. El apoyo del poder político del lugar es básico para que los proyectos avancen, para que cuenten con los permisos y para que no sufran los atrasos y las trabas que puede poner la burocracia, tan celosa siempre de su parcela de poder y decisión. Por lo tanto, este cooperante ve como se desarrolla la política local, sus criterios, intereses, idiosincrasia, objetivos, prioridades…

El cooperante trabaja en terreno con la gente del lugar y conoce sus problemas, sus necesidades y sus peripecias diarias de primera mano, al fin y al cabo son sus vecinos y se comparten muchas horas con el colectivo local entrando en su vida y su rutina, formando parte del mismo.

El cooperante puede ver mejor que nadie para bien y para mal los entresijos de esa ayuda y dilucidar en primera fila las buenas prácticas y también las malas, las prioridades interesadas de su país, las oligarquías y corruptelas locales de toda escala, las urgencias de la población a menudo olvidadas en pro de las de la clase dirigente, las medallas colgadas en casacas que cambian fácilmente de color y las mismas miserias y mezquindad que en cualquier mercado del mundo. Entonces es cuando ayudar pierde su áurea bucólica para bajar a la arena de la realidad.

Y ante esto, los cooperantes, como personas con valores e ideas propias, callan y conservan el trabajo, hacen su guerra particular en silencio o se rebelan para denunciar y saltan.


El Tàvec












































































About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes