}
Home / Internacional / Hermana de Yitzhak Rabin: No hemos aprendido nada de su muerte
Momento histórico en que Yitzak Rabin y Yassir Arafat se dan la mano frente a Bill Clinton en la Casa Blanca en 1993

Hermana de Yitzhak Rabin: No hemos aprendido nada de su muerte

Cuando se acaban de cumplir 17 años del asesinato del único líder israelí que estuvo a punto de llegar a un acuerdo duradero con los palestinos, su hermana, Rachel Rabin, advierte contra la apatía y la radicalización que se está apoderando de la sociedad israelí y arremete contra los mandatarios actuales de su país.

Rachel Rabin Yaakov lamenta que no se hayan extraido lecciones concretas del magnicidio: “El asesinato de Yizthak no ocurrió en el vacío”, dice. “Fue precedido por una serie de incitaciones y un ambiente terrible que era ajeno a la sociedad israelí y la cultura que yo había conocido.”

“Algunas de las personas responsables de aquélla incitación han recorrido un largo camino desde entonces”, añade. “Jamás Benjamin Netanyahu pidió disculpas por esos actos, pero todavía recuerdo quién estaba de pie en el balcón de Zion Square y quién siguió el féretro en Raanana. Ese hombre se convirtió en primer ministro y yo estoy muy preocupada por eso”.

Rachel Rabin en su casa con sus dos nietos, Maya y Tal Valentine (Foto: Avihu Shapira)

En una entrevista en su humilde hogar en el kibutz Manara, donde ha residido durante los últimos 69 años, Rachel Rabin Yaakov dice que el legado de su hermano sigue vivo y coleando.

“Comienza con los valores de sacrificio y entrega, y con los miles de jóvenes que trabajan como voluntarios y dedican sus vidas por el bien del estado y de la comunidad”, dice ella.

“Nosotros nunca pensamos en nosotros mismos como el centro del universo y una gran parte de la juventud de hoy no piensa así, tampoco”, añade, lanzando una mirada de orgullo a sus nietos, Maya y Tal Valentine, ambos educadores en el movimiento juvenil Dror Israel.

Ahora maestra jubilada, la hermana de Yitzhak Rabin dice que la esperanza a la que se aferraban los israelíes antes del asesinato ha desaparecido.

“Nos quedamos sólo con el miedo” apunta.

Rachel extraña a su hermano mayor, pero también anhela su estilo de liderazgo, haciendo hincapié en su preferencia por las acciones en lugar de palabras. “Yitzhak, que conocía la guerra, sabía también cómo allanar el camino hacia la paz, la forma de establecer un objetivo y avanzar hacia él, poco a poco. Se dio cuenta de que el conflicto con los palestinos tenía que ser resuelto, en primer lugar, para nuestro propio beneficio”, comenta.

Su descontento con la actual generación de políticos es clara. “Nuestros líderes hablan de la resiliencia nacional, pero se aseguran de sembrar el miedo cada vez que pueden,” denuncia. “Hay debilidad en esa incapacidad de los líderes para tomar medidas destinadas a cambiar la situación radicalmente. Este liderazgo muestra inconsistencia y, a veces, está desconectado de la gente de a pie”.

Histórico apretón de manos entre Rabin y Arafat frente a Bill Clinton en la Casa Blanca, en 1993. “

Rabin Yaakov afirma además que el asesinato no pudo evitar otra oleada de radicalización sobre los israelíes.  “No hemos aprendido nada desde el asesinato”, dice ella. “Sufrimos una radicalización política sin precedentes. Habíamos llegado más lejos que nunca y el asesinato resultó ser un punto y aparte. La violencia se ha generalizado: incendian mezquitas, atacan iglesias. El vandalismo y el racismo asoman la cabeza a diario. Y, sin embargo, nuestros líderes se mantienen al margen y no hacen nada para erradicar esta terrible mancha.”

Por último, Rachel Rabin advierte contra el olvido del asesinato de su hermano. A diferencia de años anteriores, la manifestación celebrada en homenaje al asesinado primer ministro el pasado sábado 27 de octubre no fue patrocinada por el centro nacional establecido en su memoria. La decisión del cabeza de Bnei Akiva, un movimiento juvenil religioso de colonos, de representar al grupo en el mitin del sábado motivó la indignación de sus miembros. Estos le acusaron de contribuir con su presencia a perpetuar el legado de un hombre cuyas acciones, según ellos, llevaron a la muerte a muchos israelíes.

“El asesinato de Yitzhak y su legado como hombre que luchó para defender a su pueblo son dos hechos que han sido arrinconados y olvidados”, dice la hermana de Rabin. “Algunos en nuestro sistema político no se sienten cómodos tratando con la realidad de que un primer ministro fuese asesinado.

“Si el Día de Jerusalén omiten mencionar a Yitzhak – el hombre que comandó la Brigada Harel durante la Guerra de la Independencia y el Jefe de Estado Mayor que liberó a Jerusalén en la Guerra de los Seis Días – indica claramente una tendencia que contribuye a que muchos adolescentes no estén familiarizados con mi hermano a este respecto.”

“Si la radicalización que se ha propagado en algunos sectores dentro de la sociedad israelí continúa y no se hace nada para detenerla, podríamos llegar a un punto en que el asesinato se convierta en algo legítimo, el pueblo caiga en la apatía y Yigal Amir(1) acabe saliendo de la cárcel”, advierte.

 Omri Efraim

Fuente original: Ynetnews.com

(1) Fundamentalista religioso asesino de Rabin

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes