}
Home / Entretenimiento y más / Hasta siempre, Arazana

Hasta siempre, Arazana

El próximo 11 de Enero de 2013, un viernes, para más señas, la serie “Bandolera” llegará a su fin. Sara Reeves, la jefa de la partida denominada “El espíritu de Carranza” irá al encuentro de su destino definitivo, al igual que el resto de bandoleros y todos los habitantes del bello pueblo de Arazana, que han llenado nuestras sobremesas de aventuras, sustos y buenos ratos durante dos años completos, alcanzando en los últimos tiempos una media de 1,6 millones de audiencia.

La plaza de Arazana, el lavadero, la taberna, la posada de la Maña, la Iglesia, la estafeta quedarán abandonadas para siempre y poco a poco, todos aquellos que trataban de localizar este enclave en algún lugar de la serranía de Ronda exprimiendo todas las posibilidades de Google maps cesarán en su empeño. No busquen más: Arazana no existe físicamente. Arazana sólo existe en nuestros corazones. Pero allí vivirá para siempre.

Todo tiene un principio y un final. La serie podría bien haber continuado desde otra perspectiva, con Sara ubicada en otra parte o bien, en la misma Arazana; o incluso realizando un spin-off con otros personajes que han tenido igualmente gran aceptación. En cualquier caso, para los atrapados en Arazana, no hay mal que por bien no venga: el lado positivo de este “desalojo” es que recuperaremos hora y cuarto diaria para otros quehaceres a los que nuestra “estancia” en Arazana escatimaba dedicación.

.
Lorenzo Bocanegra, un elegantísimo malo de armas tomar, interpretado por el actor Jesús Noguero, una de las grandes voces del doblaje en castellano.

El final de Bandolera, por cierto, promete ser trepidante: la Garduña encabezada por el temible Lorenzo Bocanegra pondrá en jaque no sólo a la partida sino al pueblo entero de Arazana. Vienen acontecimientos que pondrán todas las cartas (o la mayoría) boca arriba: sabremos por fín si Sara puede ser feliz en el amor (o no) y si ese amor se decanta por el simpático – descarado – agudo Adolfo Castillo (pero enamorado de Sara, al fin y al cabo) o por el fotógrafo de doble (y complicada) vida, Raúl Delgado que encuentra en el amor de nuestra inglesa preferida la luz y la motivación para salir del fango en el que ha transcurrido su pasado. Valga constatar que ambos dos son muy solventes alternativas al llorado Teniente Romero. Queremos decir, por si no se ha comprendido bien, que nos quedamos sin pensarlo con el descarte de Sara, sea cual sea, Adolfo o Raúl.

También se verá lo que sucede con el resto de la partida: ¿Tendrá el Chato una oportunidad de ser feliz fuera del monte junto a Clara o se quedará en el intento?. ¿Y el Marqués (ese Bandera en estado de gracia) se irá quizás a Extremadura a refugiarse con su hijo el Duque?. ¿Y que será de nuestro Rafaelín del alma y su adorable Mantecao?. Pronto sabremos también qué camino tomarán Héctor y Sara, su hermano Julio y el atribulado pintor y terrateniente (a su pesar), Pablo Garmendia. O cómo terminará el joven e impetuoso miguelete Jairo Flores y su ya prolongada vida en soledad.

Deberemos decir adiós a la resalada parejita de Lucero y Pilar, dispensadores de alegría y buenos momentos, al perseverante, visceral y sensato a partes iguales, Pater Damián, y al imprescindible buenazo del cabo Morales y a su querídisima y omnipresente Paca (¿un guiño a la esposa también presente-ausente del teniente Columbo, quizás?). No sin antes saber si hay futuro entre el joven y ambicioso abogado Andrés y María, la bella prostituta enamorada. Siempre y cuando el magnético caricaturista Figueroa (Joaquín Kremel, aquel muchacho de Montgat del que era imposible no enamorarse un poquito) sepa hacer entrar en razones a la desbocada viuda doña Carlota, claro.  ¿Habrá reencuentros?. ¿Se revelarán todos los secretos?. Mmmm…¿Alguna muerte?. Bueno, ¡perdón!, a esa ya ¡ni nombrarla!.

Sólo nos queda dar las gracias, al equipo de guión de Tirso Calero, a la dirección de cásting y a la excelente producción de Diagonal TV. Y por supuesto, a todos los actores y actrices que nos han hecho de reir, de sufrir y emocionarnos, en suma, en las situaciones más variopintas; a los buenos y a los malos (y muy malos) sin distinción, a los que se fueron y a los que han llegado hasta el final, a los extras y figurantes y a todo el equipo que ha hecho posible esta serie que podría bien resumirse en una palabra: entrañable.

Hasta siempre, Arazana.

 

Bandolera, Antena 3 

Bandolera en Facebook

 




coded by nessus

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes