}
Home / España / Gobierno alternativo: El fin de nuestras esperanzas?
GRA158. MADRID, 27/11/2015.- Los candidatos a la presidencia del Gobierno de Ciudadanos, Albert Rivera (i), y de Podemos, Pablo Iglesias (d), durante el debate electoral que ha organizado hoy la Universidad Carlos III de Madrid. EFE/Emilio Naranjo

Gobierno alternativo: El fin de nuestras esperanzas?

La incomunicación entre los nuevos partidos da oxígeno al bipartidismo de cara a unas nuevas elecciones

El bloqueo político de España no viene dado ni mucho menos por el hecho de la diseminación del voto en partidos que por sí mismos no pueden conformar mayorías. Ni siquiera por el hecho comprensible de que el PP de Mariano Rajoy – asolado por una corrupción endémica y aún así, asombrosamente, partido más votado por los españoles – no consiga los apoyos para investir a su líder.

El bloqueo viene dado por la absurda incapacidad del resto de fuerzas para conformar una alternativa. Especialmente de las nuevas. Y decimos incapacidad con todas las letras y con todo el sentido. Porque lo que está claro es que hay una mayoría de españoles, de derechas, de centro y de izquierdas que desean una alternativa al PP y a los cuales, seguramente, les daría absolutamente igual que se conformara un gobierno de composición heterogénea, pero absolutamente limpio y en torno a un consenso de mínimos. Cualquier cosa menos el estancamiento actual en brazos del Partido Popular.

Es ridículo el espectáculo de dar la culpa al otro por sistema de la situación actual. Valga decir que los dos partidos que actualmente no quieren tratos entre sí – negándose siquiera a verse las caras y por supuesto a pactar entre ellos – están haciéndose la cama mutuamente y preparando con alfombra roja el regreso estelar del bipartidismo. Puesto que, en efecto, esta coyuntura no hace sino resaltar sus propias flaquezas e inconsistencias frente a los grandes, que lo tienen mucho más claro.

Así, las esperanzas de cambio que – tanto ciudadanos de derechas como de izquierdas habíamos puesto en estos nuevos partidos están a punto de colarse por el sumidero como el sueño de una noche de verano. El PP y el PSOE deben estar frotándose las manos de cara a una hipotéticas y cada vez más posibles futuras elecciones.

Llegar a acuerdos con tus amigos o con los que son de tu cuerda es muy loable pero no tiene mérito alguno. El mérito y la capacidad está en pactar con quien es diferente a tí, buscando e identificando los puntos comunes y realizando concesiones – que a veces pueden ser incluso dolorosas – en pro de un beneficio máximo para la mayoría. En este caso, para la gente: la gente común de este país. Pero, desde luego, realizar este ejercicio de entendimiento, de ponerte en el lugar del otro y de cesión mutua para el beneficio de todos requiere de una dosis de generosidad e inteligencia que empezamos a presumir están desaparecidas en los días que vivimos.

Unas terceras elecciones conllevarían profundizar en la herida, perseverar en todo aquello que detestamos de nuestra situación actual. Sería el fin de las esperanzas de mucha gente apolítica que en los días del 15-M salió a la calle para decir basta a la corrupción y al desmantelamiento del estado del bienestar. Los poderes del estado siguen riéndose de nosotros y si los partidos del sistema vuelven a coger de nuevo las riendas del poder absoluto aplastarán todos nuestros derechos, esta vez sin piedad. Y es que en este país están sucediendo cosas muy serias que nadie, empezando por las grandes corporaciones de comunicación, están dispuestas a investigar. Y los blogueros y redes sociales no tenemos la fuerza por nosotros mismos para llegar al fondo de todo esto. La política es un instrumento necesario para conseguir nuestros fines. Y no sólo cosa de los poderosos.

Tiene que haber un acuerdo, aunque sea un acuerdo de mínimos para pactar asuntos importantes como la reforma de la ley electoral, la transparencia obligatoria de todos los procedimientos y concursos públicos y el freno de todas las medidas que acrecientan las desigualdades entre ciudadanos; medidas destinadas a eliminar los recortes sociales, en sanidad y educación y orientadas a diseñar unas políticas de reactivación de la economía basadas en un crecimiento sostenible, de calidad y no basado en el pelotazo que revierte siempre a los mismos.

Sinceramente, si Rivera sigue enrocado en la cerrazón ideológica demonizando a Unidos Podemos y persiste en ser el comodín del Partido Popular, acabará sus días en la irrelevancia, como ya le sucedió a UPyD. Y si Iglesias ridiculiza y ningunea a Rivera, acabará él mismo siendo el telonero no sé si de Sánchez, más bien, muy probablemente del que venga después de él.

Insistimos: La situación es muy grave y, entre tanto, los barones de los partidos de toda la vida, desde sus confortabilísimas poltronas rojas y azules, siguen frotándose las manos con vistas a “la Navidad”.

 

IU apuesta por un gobierno alternativo sin vetar a Ciudadanos

Miquel Iceta propone un gobierno alternativo de PSOE, PODEMOS y CIUDADANOS si Rajoy fracasa

Manifiesto por un gobierno de progreso

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes