Entrevista a Jesús Mosterín: “Los derechos no existen, se crean”

5

Jesús Mosterín es Profesor de Investigación del Instituto de Filosofía del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia de la Universidad de Barcelona. Introdujo en España la Filosofía Analítica y ha trabajado activamente en la introducción y desarrollo de la Lógica matemática y la Filosofía de la Ciencia en España y en América Latina. 

 Ha sido profesor invitado de universidades y centros de investigación de Rusia, Japón, Méjico y Estados Unidos y es miembro del Center for Philosophy of Science de Pittsburgh, de la Academia Europaea de Londres, del Institut International de Philosophie de París y de la International Academy of Philosophy of Science. 

Es autor de 24 libros, entre otros, Lógica de primer orden y Teoría axiomática de conjuntos (Ed. Ariel), Teoría de la Escritura (Ed. Icaria), ¡Vivan los animales! (Ed. Debate) – que recibió el Premio Ortega y Gasset 1999 al mejor libro de ensayo y pensamiento del año -, Conceptos y teorías en la ciencia (Alianza Editorial, 2000), Ciencia Viva (Espasa, 2006), Los lógicos (Espasa, 2007), La naturaleza humana (Espasa, 2008), Lo mejor posible: Racionalidad y acción humana (Alianza, 2008), La cultura humana (Espasa, 2009), Los cristianos (Alianza, 2010) y (junto a R. Torretti) Diccionario de Lógica y Filosofía de la Ciencia (Alianza, 2010). 

 Mosterín es – siguiendo la definición que él mismo hizo de Peter Singer – un filósofo “que se remanga”, pues ambos han contribuido con sus reflexiones a oxigenar el debate de los temas que afectan a nuestra vida cotidiana, practicando una ética práctica o ética aplicada, distinta de la escolástica que no suele  rebasar los círculos académicos. Colaborador habitual de “El País” y otros medios de comunicación, Mosterín ha aportado importantes reflexiones sobre la educación, los nacionalismos, la discriminación sexual, la eutanasia…etc. Su participación activa en el conocimiento y protección de la naturaleza (fue colaborador de Félix Rodríguez de la Fuente) y su firme apuesta por otorgar una serie de derechos a los animales en atención a la naturaleza de cada especie le han convertido en una referente de pensamiento para todos los ámbitos de la defensa animal y el proteccionismo en nuestro país. Jesús Mosterín es presidente de Honor del Proyecto Gran Simio en España. 

 

- Profesor Mosterín, me gustaría preguntarle para empezar ¿qué quiso ser de niño y qué fue lo que le llevó a decidirse por estudiar Filosofía?

-  De niño quise ser muchas cosas, desde Papa a astrónomo. Luego siguieron interesándome diferentes temas. No pude decidirme a elegir entre el bachillerato de ciencias y el de letras; hice los dos. En la universidad asistía a clases de varias facultades. Pensé que la única manera de seguir estudiando lo que en cada momento me interesase consistiría en ser filósofo. Si eres catedrático de anatomía o de derecho mercantil, solo te puedes dedicar a eso. Si lo eres de filosofía, haces lo que quieres, pues la filosofía se puede ocupar de todo y la palabra misma carece de un significado estable.

 - Vd. sugiere que, en el futuro, los estados tenderán a desaparecer, fragmentándose en pequeñas unidades similares a los cantones y que sólo existirán estructuras globales para gestionar temas concretos como, por ejemplo, la justicia internacional. ¿Se equivocan entonces aquéllos que ven en el llamado Club Bilderberg un adelanto de un futuro gobierno global?

- La actual organización política del mundo en Estados nacionales soberanos e independientes es completamente obsoleta, despilfarra los recursos y no fomenta la paz, el bienestar y la libertad de los individuos. El desarrollo global y libre de Internet nos ofrece un modelo mucho más atractivo y con más futuro. En cuanto al Club Bilderberg, está formado por un conjunto variable de gente elegante e influyente que se reúne socialmente una vez al año a tomar té y charlar. En la última reunión, celebrada en Sitges en 2010, participaron, por ejemplo, las reinas de España y de Holanda, así como el primer ministro de la arruinada Grecia. No adoptan decisiones ni publican comunicados. No veo que este club tenga nada que ver con ningún gobierno mundial presente ni futuro.

- Casi cuatro décadas después de la transición española a la democracia, en la que una generación de políticos de indudable carisma alimentó la ilusión colectiva, la política y los políticos enganchan cada vez menos y el discurso de los representantes de los diferentes partidos – con independencia de su signo -  se empobrece hasta hacerse del todo previsible, incluso ramplón. ¿Por qué parece que la intelectualidad se aleja del poder?, ¿es esto un síntoma del déficit de democracia interna de los partidos políticos?

- La intelectualidad nunca ha influido gran cosa en el poder. Y no hay que hacerse excesivas ilusiones sobre la democracia. Los políticos democráticos son tan ramplones, mediocres y corruptos como los dictatoriales. La gran ventaja de la democracia, como señalaba Karl Popper, es que, cuando la gente acaba harta de los políticos que gobiernan (cosa que siempre acaba sucediendo), no se necesita una guerra o una revolución sangrienta para cambiarlos; basta con acudir a las urnas y votar a otros.

- El tema del burka o velo integral plantea un dilema en los municipios del país. El problema es que el término “prohibir” puede contribuir a fortalecer los argumentos de quienes apelan a la “libertad” para justificar una prenda como el burka en una mujer. El diálogo intercultural se contempla como la solución a medio y largo plazo pero entre tanto, ¿dónde se encuentra la frontera entre el respeto a la libertad individual y la preservación de derechos humanos irrenunciables, entre ellos, la igualdad de género?

 - Soy partidario de que cada uno se vista o se desvista como quiera. El problema es que eso no ocurre en las sociedades musulmanas. Antes del establecimiento de la teocracia de los ayatolás en Irán, las mujeres de Teherán se vestían como en todas partes, cada una a su aire. Luego, la dictadura islamista ha obligado a todas las mujeres a taparse, vestirse de negro y cubrirse completamente la cabeza. Los guardianes de la revolución arrojaban ácido a la cara de las mujeres que no se tapaban, dejándolas horriblemente deformadas para el resto de su vida. Así, todas acabaron tapándose, no por elección, sino por imposición. Las niñas deberían ir a la escuela sin ningún tipo de velo y sus padres no deberían forzarlas a llevarlo. Las niñas así criadas llegarían a la edad adulta con la posibilidad de elegir por sí mismas. Una vez adultas, que cada una haga lo que quiera (lo que quiera ella, no su familia o su grupo social).

 - Tras el teocentrismo del Medievo y el antropocentrismo iniciado tímidamente en el Renacimiento y consolidado en la Ilustración, ¿podemos pensar que el biocentrismo será el nuevo eje del pensamiento humano en el siglo XXI?

 - No creo que el biocentrismo vaya a ser el eje del pensamiento humano de este siglo (no creo que ningún centrismo vaya a serlo), aunque sí que es cierto que el conocimiento de la naturaleza y la preocupación por salvar la biodiversidad y la compasión por todos los seres capaces de sentir dolor son aspectos muy importantes del pensamiento actual. De hecho, se da la paradoja de que, mientras la humanidad de los últimos 150 años se ha comportado como un auténtico cáncer de la biosfera, multiplicándose desordenadamente, destruyendo los ecosistemas, llevando al borde de la extinción a las especies, etc., al mismo tiempo ha surgido y se ha desarrollado la conciencia ecológica y animalista, la creación de parques nacionales y la compasión por el sufrimiento inútil infligido a las criaturas.

- La crueldad con los animales ha existido en muchos países históricamente pero, a estas alturas, España es el único país europeo que coloca el cartel de “cultura” o “bien cultural” a numerosos espectáculos subvencionados con dinero público que se basan en el sufrimiento, la muerte o la hostigamiento de un animal, (un argumento que, por insólito que pueda parecer, la Unión Europea sigue aceptando). ¿Por qué seguimos siendo “diferentes” al resto de países europeos?

 - Las corridas de toros son un residuo anacrónico y cruel de la España negra. Este tipo de salvajadas las había en toda Europa, pero fueron abolidas por la Ilustración, que suavizó las costumbres cutres y sanguinarias anteriores. En España han pervivido porque aquí apenas hubo Ilustración. Los pocos ilustrados abolieron la tauromaquia y la Inquisición, pero poco después Fernando VII las restableció, junto con el absolutismo más descerebrado. Ahora está en nuestra mano abolirlas y algunos estamos trabajando en ello.

 - Muchos pedimos una Ley de Protección Animal en España, más amplia, contundente y que armonice las respectivas leyes autonómicas. Dejando aparte los intereses indudables que existen en este tema, y la falta de voluntad política sobre el tema (a pesar de un notable incremento de la demanda ciudadana en este sentido): ¿en que términos deben plantearse los derechos de los animales?

- Los derechos no existen de por sí en la naturaleza; los derechos se crean. Los crea el Parlamento y existen a partir de la aprobación de la correspondiente ley. Así, las mujeres han carecido del derecho al voto hasta el siglo XX. Ese derecho fue creado, por ejemplo, en Alemania y Gran Bretaña en 1918, en España en 1931 y en Francia en 1945. En 1988, a iniciativa de la escritora Astrid Lindgren, el parlamento sueco liberó a las vacas, cerdos y gallinas de Suecia de las lamentables condiciones de la ganadería intensiva abusiva que todavía se practica en otros países (incluida España). Las gallinas suecas tienen ahora derecho a salir de sus jaulas y a estirar las alas. Las vacas tienen derecho a salir del establo cada día y a disponer de paja. Y las hormonas y antibióticos están prohibidos excepto en el caso de enfermedad de los animales.

- Por último: Internet empezó como una red de comunicación más entre estudiantes en la que nadie reparó especialmente y ha acabado por revolucionar todos los ámbitos de la sociedad ¿hay alguna otra revolución en ciernes de la que aún no somos conscientes?

 - Es imposible predecir los descubrimientos futuros, pero seguro que seguirá habiendo grandes cambios en la sociedad humana. La revolución de Internet no ha hecho más que empezar y transformará otros campos, como la educación. Los estados nacionales son anacrónicos y caminamos hacia una sociedad global e instituciones de gobierno mundial, aunque los intereses establecidos frenarán el proceso. Los combustibles fósiles se agotarán, por lo que nuestro suministro de energía tendrá que cambiar radicalmente. Y los progresos de la biotecnología acabaran afectando a nuestra actitud ante el nacimiento, la vida y la muerte.

 

EN LA HAIMA DEL TÉ…

- Último libro de ficción que ha leído:  He releído Cien años de soledad, de García Márquez.

- Una película que ha visto más de cinco veces:  2001, una odisea del espacio.

- Un filósofo al que le hubiese gustado conocer en persona:  Aristóteles.

- Una obra de arte que le dejó impactado: Los jardines Zen de Kyoto. Y “Una pequeña música nocturna”, de Mozart.

- Fútbol, tenis o ciclismo…:  Montañismo.

- Plato favorito:  Setas Boletus edulis.

- ¿Rollings o Beatles?  Beatles.

- Si no pudiera vivir en España, se instalaría en… No lo sé, dependería de las circunstancias. De hecho, en todos los países en los que he vivido me he sentido bien.

 

 Danke schön profesor Mosterín… 

©  El Bazar de Najmah, 2010

http://www.solomirar.com

Fotografías: Wikimedia Commons  y Anima Naturalis.




coded by nessus

5 Responses

  1. Luis Tovar

    Mosterín afirma que el concepto de derecho sólo existe en su categoría legaln pero, al contrario de lo que él sostiene, los derechos sí existen en la naturaleza. Igual que existe el sabor de una manzana, no en la manzana misma ni tampoco en el paladar de quien la come, sino en el resultado del cruce de ambos.

    Un derecho, en sentido moral, es el resultado del cruce entre el deseo que tiene un ser con capacidad de sentir de que un interés suyo (por ejemplo, el interés en continuar con vida) sea respetado por otros (sólo los seres con capacidad de sentir pueden tener intereses) y el reconocimiento que los agentes morales hacen de dicho interés legítimo. Que los seres sintientes tienen intereses es un hecho, y también es un hecho que nosotros los agentes morales, podemos comprender que los tienen y respetarlos.

    Es un hecho que los sabores existen. Del mismo modo, los derechos, en sentido moral, son también un hecho, y su existencia queda demostrada.

    Respecto a la situación en Suecia de los animales esclavizados en granjas creo que todos aquellos interesados en el tema, deberían echar un vistazo a como viven realmente sus esclavos: http://www.ettlivsomgris.se/var-film-ett-liv-som-gris

  2. Chus

    La “moralidad” Luís (yo prefiero el término “ética”), la que está en el ser humano, cambia, en función de los conocimientos y la mentalidad. Por eso Mosterín dice que los derechos en sí no existen, nosotros los creamos en función de esa ética, en este caso, como decía Mosterín, aplicada también a los animales.

  3. Luis Tovar

    Sin duda, existe una gran confusión acerca de lo que significan los derechos. El concepto de derecho no tienen una definición unívoca sino que tiene diferentes aspectos y categorías.

    A nivel legal es cierto que somos nosotros quienes creamos los derechos, pero los derechos morales ya existen previamente, como argumenté en mi anterior mensaje.

    Un derecho legal es una normal que asegura el cumplimiento y satisfacción de un interés reconocido de quien es sujeto de derecho. Por ejemplo, el derecho legal a la seguridad física.

    Un derecho moral es el interés un ser sintiente reconocido y respetado por el agente moral. Por ejemplo, el derecho a no ser utilizado por otros meramente como un medio.

    En realidad, no se diferencian ni en el contenido (un interés reconocido) ni en la forma (una norma que se debe cumplir) sino solamente en que el derecho moral al convertirse en legal se compromete el Estado a hacerlo cumplir.

  4. mikelsam

    De donde vienen los derechos morales ? de donde salen, caen del cielo? he visto muchas cosas pero nunca derechos, solo leyes, normas, dialogos, acuerdos, discusiones, etc

  5. johnson centeno

    Muy interesante la entrevista al profesor Mosterín, mis felicitaciones por su trabajo en pos de los derechos de los animales. la difusión del pensamiento de singer debe ser una gran motivación para los legisladores.

    saludos

    JOHNSON CENTENO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.