}
Home / Internacional / El terrorífico destino de Siria

El terrorífico destino de Siria

rraCinco años de una cruentísima guerra que empezó con una serie de protestas estudiantiles contra la dictadura hereditaria del Bashar Al Assad, alentadas por las revueltas de la llamada Primavera Árabe. Lo que en principio suscitó las esperanzas de cambio de un pueblo oprimido por un clan sanguinario y brutalmente represor se ha convertido en una de las mayores pesadillas de la política internacional en el siglo XXI.

En el trasfondo del conflicto, la mano férrea de Rusia, que sustenta al dictador Bashar Al Assad, unos socios que han sacado una tajada impresionante de la aparición del Daesh, ese engendro fascista, autoproclamado Estado Islámico (con muchos puntos en común a la Inquisición católica de hace cinco siglos) financiado por los países del Golfo: Arabia Saudita y Qatar. Su irrupción, como decimos, fue vital para deslegitimar la lucha del llamado Ejército Libre Sirio (también conocido como Movimiento de Oficiales Libres) contra Bashar El Assad de cara a los Estados Unidos y la ONU. Precisamente, en el momento en que Estados Unidos tenía la tentación de apostar fuertemente por la expulsión de El Assad del poder, ayudando a estos rebeldes sirios, la entrada en escena del Daesh fue providencial para que los países occidentales empezaran a avenirse a la tesis rusa de que El Assad era una pieza fundamental para mantener “la paz y el orden” en la zona (por aquéllo de “más vale malo conocido..”).

Así, la cosa ha derivado en Estados Unidos y la ONU realizando protestas y chasquidos de lengua  o hablando de “crímenes de guerra” (como si esto les importara), mientras que Rusia bombardea sin piedad los asentamientos de todos aquellos que pueden estorbar de alguna manera el poder de El Assad; da igual que sea Estado Islámico, como el Ejército Libre Sirio, o si son los Kurdos (odiados por los turcos y por Assad a partes iguales). Pero tampoco se echan atrás si las bombas caen sobre hospitales, comboys humanitarios, barrios de civiles con niños, o con quien sea. Rusia va a por todas en la región (de hecho, Siria es su salida al Mediterrráneo) y por lo que parece, en todo este tiempo, no ha habido manera de parar semejante horror.

400.000 sirios han muerto en estos cinco años y los desplazados están en unos 11 millones (más o menos la mitad de la población que Siria tenía antes de la guerra).

 

En estas últimas horas, los bombardeos se han recrudecido en la ciudad de Aleppo: 91 personas han muerto hoy, pero mañana serán otras tantas y en los hospitales sin medios y con apenas personal, se escucha el llanto espeluznante de los niños y la desesperación de los adultos que piden ayuda con un grito que nadie escucha. La situación es catastrófica, según los residentes: dos millones de personas están sin agua en este momento y los equipos de rescate no tienen apenas medios para sacar a los posibles supervivientes de los escombros. La pregunta es: ¿qué más tiene que ocurrir para que el mundo entero reaccione al horror de Siria?.

“Lo que estamos sufriendo no se puede describir con palabras” 

Abdulkafi al-Hamdo, profesor de la Universidad de Aleppo, para Al Jazeera.

 

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes