}
Home / Arte e Historia / El Jesús histórico
Representación de Jesús en la Catacumba de Commodila en Roma (finales del siglo IV)

El Jesús histórico

  

Representación de Jesús en la Catacumba de Commodila en Roma (finales del siglo IV)

La mayor parte de lo que sabemos acerca de Jesús proviene de textos cristianos. Esto no debería sorprendernos, pues fueron los cristianos los principales interesados en contar su historia y preservar su memoria. Pero, ¿hasta qué punto coinciden esos escritos cristianos con lo que otros historiadores dijeron acerca de Jesús en aquélla época?

Una buena pregunta, aunque difícil de contestar. Los investigadores se han dedicado a la «búsqueda del Jesús histórico”[i] desde finales del siglo XVIII. Hoy en día tal vez no nos encontremos mucho más cerca de lo que se estaba entonces de dar respuesta a lo esencial. Sin embargo, muchos de nosotros todavía deseamos saber si hay pruebas históricas creíbles que corroboren lo que la Biblia dice acerca de Jesucristo. ¿Hasta qué punto encaja el Cristo de la Fe cristiana con el Jesús de la historia?Testimonios romanos y judíos
Hay varias referencias a Cristo y al movimiento que fundó en los textos romanos clásicos. Alrededor del año 112 de nuestra Era, Plinio el Joven escribió al emperador Trajano detallando pormenores acerca de los juicios a los acusados de ser cristianos[ii]. A su entender, no se podía forzar a los verdaderos creyentes a renegar de su fe en Cristo para adorar a dioses romanos. Plinio cuenta que los cristianos solían reunirse un día fijo a la semana, antes del amanecer y cantaban himnos a Cristo, reconociéndole como Dios.

Unos años más tarde, otro historiador, Suetonio, escribió que el emperador Claudio había expulsado a los judíos de Roma a causa de una serie de disturbios instigados por «Chrestus»[iii], en lo que para muchos historiadores es un error ortográfico de la palabra “Christus” (el vocablo latino para “Cristo”), refiriéndose en realidad a los enfrentamientos dentro de la comunidad judía que se producen cuando los cristianos judíos predican su fe cristiana en la capital del Imperio. El relato de Suetonio indica que durante el gobierno del emperador Claudio (41-54 de nuestra Era), menos de dos décadas después de la crucifixión de Jesús, había cristianos en Roma en un número suficiente como para causar trastornos de una gravedad tal que justificaran la expulsión de todos los judíos de la ciudad.

Una de las referencias históricas más importantes relativas a la crucifixión de Jesús proviene de Tácito. En los Anales 15.44, el historiador relata cómo Nerón culpó a los odiados «Chrestianos» (de nuevo, una falta de ortografía al referirse a los cristianos) del incendio que devastó Roma en el 64 de nuestra Era. Este grupo, dijo, fue fundado por uno al que llamaban «Cristo», que había sido ejecutado durante el reinado de Tiberio por el procurador (gobernador) Poncio Pilato. Les describe como a un grupo al que se había represaliado, como propagadores de una superstición mortífera, originada en Judea, pero que había logrado extenderse a Roma.

Más tarde, en ese mismo siglo, alrededor del año 175, Celso escribió un ataque continuado contra los cristianos y su fundador en la Verdadera Enseñanza. A pesar de que su texto ya no existe, la mayor parte de lo que escribió está incluida en la respuesta de Orígenes, Contra Celso (alrededor del año 250). Celso se burlaba de la creencia cristiana en el nacimiento virginal y acusaba a Jesús de ser el hijo ilegítimo de una pobre mujer judía llamada María. María, sostenía Celso, había sido repudiada por su esposo y declarada culpable de adulterio tras haber mantenido relaciones con un soldado llamado Panthera[iv].

Fuentes judías posteriores[v] se hacen eco de esa misma acusación, pudiendo pueden incluir una especie de juego de palabras típico de los rabinos alrededor de la palabra griega para “virgen”. Así, Jesús, según ellos no nació de una virgen (en griego, “parthenos”), sino que era, en cambio, el hijo ilegítimo surgido como consecuencia del adulterio de María con Panthera. Otra acusación formulada por Celso, que también se reflejaría en textos judíos posteriores, es que Jesús aprendió las artes mágicas, realizando actos de gran repercusión entre la población y que se dio a sí mismo la denominación de «Dios»[vi].

Uno de los más importantes testimonios extra-bíblicos del Jesús histórico proviene de Josefo, un historiador judío. La fuente en la que el historiador analiza a Jesus[vii] está bajo sospecha, pues los textos de Josefo fueron preservados por los propios cristianos que bien pudieron haber cristianizado ligeramente su relato. Pero una vez que sorteamos directamente los elementos cristianos, Josefo tiene aún mucho que decir acerca de Jesús. El historiador situó a Jesús en el período correcto de tiempo y le describe como un hombre sabio, un maestro y un hacedor de milagros.

 

Josefo concretó lo siguiente:

(a) Jesús convirtió a judíos y griegos,

(b) Pilato le condenó a la cruz, tras consultar a las principales autoridades judías, (c) Sus discípulos se habían mantenido fieles a él después de su muerte, y

(d) El movimiento conocido como de los cristianos había tomado su nombre del propio Cristo.[viii]

En conclusión:

Cuando se contrastan conjuntamente estos testimonios extra-bíblicos nos dicen unas cuantas cosas importantes sobre el Jesús histórico. Y esas cosas que nos cuentan encajan bien con lo que relata el Nuevo Testamento, a saber:

• Jesús fundó un movimiento entre los judíos en Judea
• María era su madre
• Realizó actos que tuvieron gran repercusión pública
• Era un hombre sabio y un maestro reconocido
• Convirtió tanto a judíos como a gentiles[ix].
• Fue crucificado por los romanos, siendo Poncio Pilato gobernador de la provincia de Judea, durante el reinado de Tiberio, y tras unas acusaciones vertidas contra él por los líderes religiosos judíos
• Jesús infundió confianza y crédito entre sus seguidores, quienes le permanecieron fieles más allá de su muerte

Pero lo que estos testimonios dicen acerca de Jesús no puede ser aislado de lo que cuentan sobre el movimiento que fundó:

• Los cristianos verdaderos se identificaban por su práctica religiosa; no renegaban de Cristo ni adoraban a otros dioses.

• Se concentraban un día fijo a la semana y cantaban himnos a Cristo, reconociéndole como a Dios.
• Eran parte de un movimiento que recibía su nombre de su fundador, Cristo, que se extendió rápidamente desde Judea a Roma; hubieron enfrentamientos con los judíos, cuando sus seguidores proclamaron a Cristo como Dios.
• Los cristianos fueron reprimidos y perseguidos, pero se mantuvieren fieles a su credo.
• Los cristianos creían que Jesús nació de una mujer virgen.

 Así, tomados en conjunto, estos testimonios corroboran una parte de lo que el Nuevo Testamento tiene que decir acerca de Jesús y su movimiento. Pero el Nuevo Testamento tiene aún mucho más que contarnos acerca de lo que Jesús dijo e hizo.

Unidad a pesar de las tendencias
No obstante, consideremos estas fuentes romanas y judías. No se trata de relatos objetivos ni independientes sobre Jesús y el movimiento que él fundó. Están escritos por sectores contrarios y críticos al cristianismo. Con la excepción de Flavio Josefo –  el cual parece mantener una actitud más abierta al respecto –

 las fuentes judías consideran a Jesús como un falso mesías y al cristianismo como una herejía que debe ser aplastada. Los historiadores romanos, por su parte, consideran a Cristo como el fundador de una peligrosa superstición y un terrible mal que se ha infiltrado en la sociedad de su tiempo.

De forma notable, estas fuentes sesgadas y parciales en contra del cristianismo, a menudo encajan con las fuentes sesgadas y parciales a favor del cristianismo al respecto de algunos detalles cruciales de la vida y muerte de Jesús.

Si somos honestos, debemos reconocer que la objetividad es un mito, y por lo tanto, todas las fuentes son tendenciosas[x]. Nadie escribe o habla sobre la historia desde una perspectiva totalmente imparcial. El hecho de que una fuente sea sesgada  – de un modo u otro – no significa que no se puede confiar en la base que el testimonio nos ofrece.

Hasta que los ordenadores pueden ser programados para sortear opiniones de hechos y se pueda escribir un relato histórico separado, libre de prejuicios[xi], los seres humanos, con sus preguntas, suposiciones, limitaciones y «problemas» continuarán luchando con el pasado y contando su historia desde una perspectiva subjetiva.

A medida que la evidencia se tamiza y se ordena, cada vez son más quienes reconocen que los textos cristianos primitivos – escritos desde una incuestionable perspectiva cristiana – constituyen fuentes muy valiosas para reconstruir la historia de Jesús y el movimiento que fundó.

 

 Fuente: Exploring God, espacio cristiano de diálogo e investigación

 Exploring God está en Twitter



 [iii] Suetonio, Vidas de los Césares, 25.4

[iv] Orígenes, Contra Celso, 1.28-32. Ver Robert E. Van Voorst, “Sources, Extra-New Testamental,” pp. 602-605, en Encyclopedia of the Historical Jesus, ed. Crai8g A. Evans (Routledge, 2008).

[v] b. Sabb 104b

[vi] b. Sanh. 43a. El Talmud indica que Yeshu (Jesus) fue colgado en la víspera de la Pascua y acusado de  practicar la magia y de tratar de alejar al pueblo de Israel del Dios único y verdadero. Estos son cargos por los cuales la lapidación y no el ahorcamiento hubiera sido el castigo correcto.  

[vii] Flavio Josefo, Antigüedades de los Judíos, 18.3.3

[viii] Para investigar de forma útil otras evidencias ver Robert van Voorst, Jesus Outside the New Testament: An Introduction to the Ancient Evidence (Grand Rapids: Eerdmans, 2000).

[ix] Nota del T: Gentil significa no judío, extranjero, para los antiguos israelitas.

[x] Ver Richard F. Taflinger, “The Myth of Objectivity in Journalism: A Commentary” (accessed January 23, 2012: public.wsu.edu/~taflinge/mythobj.html).

[xi] Esto , por supuesto, nunca podrá conseguirse porque serán seres humanos quienes escriban el código e introduzcan los datos. En tanto que el ser humano sea parte de dicho proceso de alguna manera, nunca podrá lograrse una objetividad total.

 

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

One comment

  1. Holman:Yeshfaa habita en el seno del Padre, y antes de haber sido inorudtcido a este mundo, estuvo en el ser edntimo del Creador. Jn 1:18: A Dios nadie le ha visto jame1s; el hijo fanico que este1 en el seno del Padre ( ). No dice que el hijo unige9nito estuvo en su seno, porque es un presente eterno: este1 en el seno del Padre. Todo lo creado por el Padre este1 en su ser edntimo, como un archivo. bfEn que forma?En la misma forma como este1 disef1ado el cf3digo gene9tico que le corresponde, el ade1mico, aunque sin el cuerpo afedn a esta dimensif3n, la de la materia, que nos corresponde. Por ello se habla de que fue inorudtcido (Heb. 1.6).No podeda tener un cuerpo, porque de ser ased bfpara que9 entonces se usf3 el vientre de la mujer judeda donde fue engendrado precisamente por el Ruah ha kodesh o Espedritu santo?Todo los disef1os o identidades o almas proceden del Creador, por tanto no se pueden ver hasta tanto formen parte del he1bitat que les corresponde. En el principio era el logos y el logos era Dios. Logos: palabra.Este1 dicie9ndonos que la palabra del Creador era lo que regeda en el fanico mundo existente, hasta que Sate1n afectf3 a esa palabra.Cuando se habla de un principio es como decir desde siempre, un punto de referencia hacia la eternidad pasada, y todo ha emanado del ser edntimo del Creador, y para el caso de los seres, en el seno del Creador este1 el primoge9nito o primero de cada cf3digo gene9tico (Eze. 18.14).El unige9nito y primoge9nito no puede ser como el Padre , aunque sea del mismo linaje. Nunca ha habido un principio como tal en el seno del Padre, porque de haberlo habido, bfque9 hubo antes de ese principio?Jesfas necesitf3 crecer en sabiduria y en conocimiento con respecto del mundo afectado por Sate1n.La semilla trae una informacif3n sana para que se desarrolle en un ambiente tambie9n sano o armonioso.Jesfas fue inorudtcido a un mundo diferente del mundo en el que viven los hijos de Dios. En el mundo de Dios no existe la injusticia y lo que de ella resulta, por ello Jesfas ha de venir a regenerar a todo cuanto ha sido afectado, para que todo vuela a ser como era al principio .El Hijo o fruto del cf3digo gene9tico adam desde luego tiene la sabiduria y poder que lo caracteriza, antes de todas las cosas del reino de los cielos, pero para el caso de Jesfas, este careceda de la informacif3n acerca de este tipo de muindo en el cual estamos inmersos, ajeno totalmente al mundo donde rige la palabra de Dios.Jesucristo no es el unico que ha vivido como un espiritu invisible con el Padre, porque todo prototipo ha estado antes en el seno del Padre y como tal sigue estando.Jn 17:5: Ahora pues, Padre, glorifedcame tfa en tu misma presencia, con la gloria que yo teneda en tu presencia antes que existiera el mundo .Jn 17:13 Pero ahora voy a ti Todo viento o espedritu es incorpf3reo, por ello somos espedritu, alma y cuerpo.En el seno de Abraham o sheol se tiene cuerpo afin a esa dimensif3n y diferente del cuerpo que aqui tenemos, aunque en ambas dimensiones es humano, es decir, corresponde a su informacif3n gene9tica. Jesucristo volvere1 con el mismo cuerpo que siempre ha tenido desde que fue engendrado. Lo incorpf3reo no tiene afinidad en la dimensif3n de la materia. Los espedritus de los ade1micos no tienen ni carne ni huesos, pero ello no indica que en la dimensif3n en la que se encuentran no tengan cuerpos afines a esa dimensif3n.No se trata de que en esa instancia no se sepa que seria mejor, entre tener cuerpo o ser incorpf3reo.inmortal , porque esa realidad no depende de lo que consideremos, sino de lo que es, y lo que es no depende de nosotros, ni lo lograremos alterar.FGuttmann

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.