}
Home / España / El Govern privatiza AigüesTer – Llobregat para enriquecer grandes fondos de inversiones

El Govern privatiza AigüesTer – Llobregat para enriquecer grandes fondos de inversiones

El Río Ter a su paso por St.Quirze de Besora (Foto:David Gaya)

El Gobierno de Catalunya privatiza la empresa pública Aigüest Ter – Llobregat para enriquecer grandes fondos de inversiones extranjeros

La gestión de un bien común tan imprescindible como es el agua se encuentra mayoritariamente en manos públicas alrededor del mundo. En Cataluña sin embargo, la gestión del 80% de los servicios de agua a los municipios ya está en manos de la multinacional francesa SUEZ a través de sus filiales AGBAR y SOREA.

Ahora es el turno de la empresa pública Aigües Ter Llobregat (ATL), que brinda servicio en alta (desde las fuentes del agua hasta los depósitos municipales) a casi 5 millones de catalanes y catalanas y que se encuentra en proceso de privatización .

El primer candidato a la licitación vuelve a ser SUEZ (25%), pero esta vez acompañada por dos fondos de inversión de pensiones; Caisse de Dépot, un fondo canadiense (33%) y First State, un fondo australiano (30%) . Fondos de inversión, por otro lado, conocidos por su inversión en armamento, grandes proyectos de minería aurífera, procesos de fractura hidráulica o “fracking” y fracasados procesos de privatización del agua, caso de Manila, Filipinas .

El segundo candidato a la licitación es del mismo estilo, Acciona, con un fondo de inversión coreano. Paradójicamente, el Govern de Cataluña utiliza argumentos de falta de viabilidad para justificar la privatización de ATL pero, sin embargo, su venta despierta el interés de una de las multinacionales del agua más grande del mundo.

La aportación inicial que pide la Generalitat para la privatización es de 300 M €, cifra que está muy lejos de solucionar la deuda de Cataluña, que supera los 48.000 millones de euros. Por otra parte, aunque la ley Ómnibus, en la que se ampara la privatización de ATL, indica que los beneficios de este proceso se han de invertir en el ciclo del agua, se pretende destinarlos a la caja común de la Generalitat, a fin de hacer frente a cualquier otro tipo de déficit o gasto. Esto pone en grave peligro la financiación de la gestión del agua de la Región Metropolitana de Barcelona y de toda Cataluña. ¿De verdad son éstas las medidas anticrisis? ¿O tal vez son más bien los intereses del negocio del agua?

Intereses que pagaremos todos los ciudadanos. ATL ya ha aprobado una subida del 70% del canon de agua que repercutirá entre un 25% y un 35% a los usuarios. Pero revisando los pliegos de la externalización se prevé aumentar más del 100% a partir de enero y llegar al triple al final de la concesión, que se ha establecido en 50 años, toda una hipoteca democrática que los ciudadanos no han autorizado.

Los beneficios industriales que se repartirán las empresas explotadoras de la concesión sobrepasan los 1.600 millones de euros, mientras quedan relegados en un cajón todos los planes para hacer viable la empresa pública actual que, por ejemplo, reinvierte en el servicio todos los beneficios que no está obteniendo.

Frente a esta situación ¿no tendría más sentido que nuestros servicios públicos fueran la base sobre la que asentar la sociedad del bienestar en lugar de un expolio constante de dividendos hacia el extranjero? ¿O que las decisiones respecto a nuestros servicios básicos se tomen en nuestras instituciones democráticas y no en el extranjero? ¿O que con la tarifa del agua paguemos pensiones en Canadá y en Australia?.

Es evidente pues, que la voluntad de la actual empresa pública ATL será muy diferente a los intereses de dos fondos de inversión privados. La Plataforma Aigua és Vida sigue instando a la Generalitat de Cataluña a paralizar la privatización de ATL, por motivos sociales y ambientales como el incremento inmoral de las tarifas, el empobrecimiento del servicio que se producirá, el déficit democrático que representa ceder durante 50 años una institución pública a intereses privados, los numerosos despidos que presenciaremos dentro de unos meses, el no mantenimiento del caudal del Ter y las amenazas sobre los ríos Segre y Ebro, así como una expropiación indebida de las instalaciones de agua que más de 100 municipios han pagado para conectarse a la red Ter Llobregat.

Hay que recordar que los plenos de 26 municipios que representan 1.218.892 habitantes han manifestado su oposición a la externalización de ATL y algunos de ellos, como Vilanova y la Geltrú o Vilafranca del Penedès tienen intención de emprender acciones legales en contra este proceso. Por encima de los discursos del actual gobierno se sitúa la venta de lo que es patrimonio común de todos los catalanes y catalanas y el desmantelamiento de toda estructura pública, es decir, nos hablan del estado propio y, mientras tanto, ¡se están vendiendo el país!.

Fuente: Plataforma Aigua és Vida

 

Más información:

 

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

One comment

  1. Vergonzoso. Quieren contentar a la independencia, hacer un pais, sin nada, todo en el aire. Este Mas es responsable del expolio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes