Acampada Israel: ¿de qué va realmente esta protesta?

1

Las protestas comenzaron cuando algunos israelíes decidieron protestar por los altos precios de la vivienda en Tel Aviv mediante la creación de tiendas de campaña en el Rothschild boulevard de esta ciudad. Este movimiento se asignó como nombre el hashtag # J14 porque era el que la gente utilizaba para hablar de este tema en Internet, o sea, el 14 de julio, el día en que empezó todo.

# J14 se convirtió en una serie de protestas pidiendo justicia social para los ciudadanos de Israel. Comenzó con gente joven protestando por los precios de la vivienda y se ha transformado en un movimiento masivo que  incluye médicos, abogados, trabajadores sociales, empleados públicos, etc, todos ellos rebelándose contra los bajos salarios y exigiendo justicia social. El sábado 6 de agosto, 300.000 israelíes salieron a las calles para participar en la protesta. Se trata de un movimiento que no puede ser ignorado, es el despertar de un pueblo que ha permanecido dormido durante mucho tiempo. Pero, ¿a qué están despertando en realidad los israelíes?

El defecto real que el estado de Israel ha padecido desde su alumbramiento es el sionismo, que condujo a la limpieza étnica, la ocupación y, más tarde, al apartheid. Algo que el # J14 no ha abordado desde sus inicios es la necesidad de terminar con la ocupación, a fin de poder salir de las protestas con resultados reales y no con una mera continuación del maltrato de los palestinos dentro de Israel y los territorios ocupados.

La última gran concentración reunió a 300 mil personas en Tel Aviv.

Ahora bien, es importante aclarar que no estoy diciendo que no han habido consignas contra la ocupación, que no hayan habido demandas de igualdad de trato para todos los ciudadanos, judíos y árabes (también en los territorios ocupados). Las ha habido, pero los organizadores del movimiento han decidido no abordar estas cuestiones fundamentales, porque tenían miedo a perder el apoyo popular de los participantes judíos israelíes. Los organizadores han dicho claramente que quieren mantener este movimiento “apolítico”, es decir, han preferido no enfrentarse al racismo, a la ocupación, no abordar la limpieza étnica y simplemente llamar a la justicia social sólo para la mayoría judía dominante. Se ha redactado una lista de exigencias oficiales, pero no responde a ninguna de las cuestiones que he mencionado. Este será un movimiento ciego, hasta que no se ocupe de cuestiones fundamentales que están en la raíz de todo esto.

El Gobierno israelí está invirtiendo una gran parte de su dinero en mantener una ocupación que no va a durar! Hoy en día, muchos de los colonos se están trasladando hacia los asentamientos de Cisjordania dado que sus viviendas son más baratas y la vida en general resulta más económica. Los colonos son atraídos a los asentamientos debido a que el gobierno de derecha les ofrece allí la posibilidad de una vida más fácil. Los que se quedan a vivir en ciudades como Tel Aviv pagan los costes, pagan por las acciones de un gobierno que lo que busca es ampliar la ocupación ilegal de un territorio ocupado. ¿Se dan cuenta la mayoría de israelíes de que sus impuestos son invertidos por su gobierno en la construcción de un muro ilegal alrededor de Cisjordania en lugar de mejorar sus vidas en Israel? Esta es la verdadera injusticia, y sólo poniendo fin a la ocupación se conseguirán realizar los objetivos de  justicia social.

Como Ali Abunimah lo ha expresado : “Por lo tanto # J14es como si los blancos de Sudáfrica en 1985 protestaran para conseguir mejores ingresos, pero dejando de lado la cuestión del apartheid, porque es “demasiado polémica”.

Y citando a Twitter José Dana también: “Muchos # J14 manifestantes dicen que el movimiento es “apolítico” que es el código para “no hablar de los palestinos o de la ocupación”.

Realmente no puedo decir que en este momento apoyo este movimiento, pero creo que en un sentido puede llegar a ser bueno.  Aquellos que dicen oponerse a la ocupación y a los malos tratos a los palestinos deben utilizar este entorno dinámico para salir reforzados, desarrollando un nuevo pliego de demandas que exijan el fin de la ocupación y la concesión de la justicia social y la igualdad para todos, todos los ciudadanos que están bajo el dominio israelí, incluyendo los territorios ocupados. ¡Esta es tu oportunidad, ahora es el momento!

Tener siempre miedo de lo que la comunidad pueda pensar es la manera de no cambiar nunca. Si quienes protestan deciden ignorar la injusticia, la están aprobando en silencio. No quiero mensajes engañosos diciendo que esta protesta incluye a gente que pide el fin de la ocupación si no es eso lo que estamos viendo en los titulares de las noticias o en la lista oficial de demandas.  De todos modos, ¡nunca es demasiado tarde!.

___________________________________

El autor, Jalal Abukhater es un muchacho palestino de 17 años recién cumplidos residente en Jerusalén. Está en la escuela secundaria en Ramallah y se graduará el año que viene. Puedes seguirle en Twitter en @JalalAK_jojo.

Su post ha sido publicado en Electronic Intifada un boletín digital independiente de noticias centrado en la actualidad de Palestina.

Una Respuesta

  1. nuria j.

    Creo que el articulo es demasiqado duro con Israel.Palestina no es Israel, y lo que hay alli es una guerr entre judios y musulmanes o laicos porque el movimiento de Al Fatah es laico, creo.Toda guerra conduce a la ruina y la miseria, y mas si se alarga en el tiempo. Israel tiene sus indignados que protestan por dinero que no llega a todos igual, pero la pobreza es como digo el resultado de la guerra, y de la idiosincracia de Israel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.