}
Home / Entretenimiento y más / «A más ver», Águila Roja

«A más ver», Águila Roja

«Aguila Roja» una de las series emblemáticas de la ficción española de los últimos años se despidió de su audiencia a lo grande, tras nueve temporadas, con cerca de 3,7 millones de espectadores y un 21,6% de share. Un final a la altura de uno de los mayores éxitos de la ficción española de los últimos años que… bien podría ser un «¡A más ver!»

Jueves 28 de octubre, 22:43 horas: rien ne va plus, no hay más cartas. Mientras la 1 de TVE emitía el último de los  capítulo de Águila Roja, en las redes sociales hervía un sentimiento combinado de nervios por lo que fuera a ocurrir y de nostalgia anticipada por la compañía de tantos jueves (y algunos lunes) que estábamos a punto de perder de forma definitiva.

En su Rondel de l’adieu, el poeta francés Edmond Haraucourt recitaba aquéllo de «Partir, c’est mourir un peu» (partir es morir un poco). Y el jueves pasado fueron muchos los que sintieron que una etapa de su vida se moría para siempre: «Águila Roja me ha acompañado desde la infancia» decían algunos, «Aún no ha terminado y ya os estoy echando de menos!» o «¡¡Gracias Águila Roja!!» «¡¡Qué pena que se termine!! ¡¡Nunca os olvidaremos!!», eran comentarios habituales en las redes. Y es que series emblemáticas como ésta pasan a formar parte de nuestro álbum de recuerdos sentimental.

El Cardenal Mendoza (Miguel Ángel Egido) y Felipe IV (Xabier Elorriaga) en una vista del capítulo final
El Cardenal Mendoza (Miguel Ángel Egido) y Felipe IV (Xabier Elorriaga) en el capítulo final. Pese a su actitud complaciente, no están viendo un espectáculo de coros  y danzas.

Y entretanto, en la pantalla, iban sucediendo cosas, que trataremos de no desvelar por no espoilear demasiado a los lectores rezagados y a los que nos leen desde otras latitudes (aunque avisamos de que algún spoiler sí hay, ok? 😉). Sólo destacaremos varios puntos fundamentales de este episodio final: por supuesto, el desenlace del romance entre Gonzalo – Aguila Roja (David Janer) y Margarita (Inma Cuesta) y los destinos de la pareja del «lado oscuro» Hernán (Francis Lorenzo) y Lucrecia (Myriam Gallego); las reflexiones de despedida del fiel criado y amigo de Gonzalo y relator de la serie para el espectador: el gran Saturno García (Javier Gutiérrez), con un elemento – sorpresa (al que nos referiremos después).

Y como colofón para la nostalgia, un compendio de hermosas imágenes retrospectivas de la serie de Globomedia a lo largo de toda su trayectoria. Fuegos artificiales para la nostalgia, con las escenas que prendieron la ilusión hace casi nueve años, donde da un cierto vértigo por el paso inexorable del tiempo y que, no obstante, recordamos  perfectamente, donde todos eran tan jóvenes y los niños tan niños (¡¡que ternura de Alonsito – Guillermo Campra en la 1ra.T!!).

alonso-de-montalvo
Alonso de Montalvo, el hijo de Águila Roja (Guillermo Campra) en una imagen de la primera temporada

Audiencias y polémicas del guión

En efecto, las aventuras y desventuras de un sencillo maestro de escuela con una asombrosa doble vida de trepidante actividad justiciera en el Madrid del siglo XVII, no tuvieron rival durante varios años, con una total supremacía de espectadores en su franja horaria hasta que empezó a dar muestras de agotamiento, iniciando un lento declive allá por la sexta temporada (si bien nunca bajó de los 2,3 milllones de espectadores). Curioso es que desde el momento en que la productora decidió concluir la serie y empezó a vislumbrarse el final, es decir, hacia la mitad/fin de la octava temporada, la tendencia a la baja en audiencia empezó a revertir (algo de culpa debió de tener la emisión del triste, épico y feroz capítulo 103, el último de la octava temporada), hasta llegar a liderar nuevamente su franja horaria en todos los capítulos emitidos desde finales de este verano.

Esto indica que a una mayoría de público sí le interesaba cómo terminaba Águila Roja y, por supuesto, tampoco había perdido su cariño por la serie y sus personajes. Quizás, muchos seguidores de la ficción terminaron por desengancharse de una serie de tramas – planteadas prácticamente todas ya en la primera temporada – que nunca terminaban de resolverse, sino más bien al contrario, tendían a dispersarse aún más conforme se avanzaba en los capítulos desde la segunda temporada.

Es entendible que tras el bombazo de los primeros trece capítulos y el mantenimiento de la audiencia imbatible en cuotas estratosféricas en las temporadas inmediatamente sucesivas, los directores de guión optaran por «descentrar»el pilar argumental e irse por los cerros de Úbeda, mareando la perdiz una, y otra y otra vez, respecto de las cuestiones que interesaban al público que seguía la serie con total fidelidad.

Juan De Calatrava (Roberto Älamo) y Víctor Navas (Alberto Sanjuan), presos de los portugueses
Juan De Calatrava (Roberto Álamo) y Víctor Navas (Alberto Sanjuan), respectivamente, novio y ex.marido de Margarita, presos de los portugueses

Mientras tanto, en la Villa en la que habitaba el maestro Gonzalo de Montalvo y su familia sobrevenían toda clase de plagas, piratas, vampiros, animales salvajes, tratantes de blancas, ladrones, asesinos, conspiradores…etc. Hasta anacrónicas luchas de gladiadores hemos visto, pero eso hubiera sido fantástico si, en paralelo, el ovillo de todos los interrogantes y tramas planteadas, se hubiera ido desenredando poco a poco, sin prisa, pero sin pausa. Y dejando por el camino los menos flecos posibles.

¿Por que no se fue paso a paso, cerrando unas tramas, atando todos los cabos sueltos posibles para, a continuación, empezar otras nuevas?. Quizás esta opción presentaba más riesgos para la productora Globomedia, pero a nuestro entender hubiese sido mucho más honesta con el público, evitando esa sensación de «tomadura de pelo» por parte de los guionistas que tantas rabietas motivaba entre los fans.

Esto aplica a la búsqueda de Gonzalo para conocer sus verdaderos orígenes familiares, donde a base de jeroglíficos, líos varios de genealogía en los que perderse era lo más fácil (no me hagan mucho caso pero juraría que se llegó a hablar de línea directa con Jesucristo, como si Dan Brown hubiera visitado la Villa en visita promocional de su Código 😄) y otras revelaciones a cuenta gotas, donde el héroe acaba jugando al gato y al ratón con la madre, el padre, el hermano y la desdichada hermana Irene (Elisa Mouliáa) sin que llegáramos a atar cabos – más o menos – hasta el final,  prácticamente.

El Comisario (Francis Lorenzo) contrayendo matrimonio con Irene (Elisa Mouliáa) sobrina del Cardenal (y más cosas)
El Comisario (Francis Lorenzo) contrayendo matrimonio con «su parienta» Irene (Elisa Mouliáa), también sobrina del Cardenal Mendoza

Gonzalo y Margarita, un romance de leyenda en tiempos de milennials

Pero sobre todo, la polémica respecto al guión tiene su efecto en el célebre y celebrado romance de Gonzalo y Margarita. Éste comenzó siendo una interesantísima tensión constante entre la pareja protagonista en la primera temporada, marcado por un intrigante trasfondo de drama envuelto en misterio. Gonzalo mantenía una extraña relación de amor-odio con su cuñada  en torno a un pasado convulso, que se fue aclarando poco a poco en un marco de tiempo muy bien definido y, sobre todo, magníficamente resuelto en aquélla memorable escena en que Sátur, tras lograr sonsacar a su amo los motivos de su profundo rencor, le invita a perdonar de corazón a Margarita (Capítulo 10 de la primera temporada).

Gonzalo (David Janer) y Margarita (Inma Cuesta) fotografiados por Roberto Álamo ("Juan" en Águila Roja)
Gonzalo (David Janer) y Margarita (Inma Cuesta) fotografiados por Roberto Álamo («Juan» en Águila Roja)

En cambio, en la segunda temporada, la pareja protagonista pasa de forma incomprensible a sobrellevar  una inaudita convivencia de tipo «cuñados y residentes», con diálogos forzados e insulsos y sonrisitas de compromiso que se alargan ad infinitum, capítulo a capítulo hasta la nada más absoluta. La tensión dramática de la primera temporada y el romance que lo acompañaba se acabaron resintiendo de que Gonzalo adoptara una inexplicable actitud semipaternal hacia Margarita, con ínfulas de viudo eterno, mientras Margarita realizaba denodados por encontrar cualquier novio que la sacase de la casa del cuñado de una vez por todas. Un crimen guionístico perpetrado a una historia surgida con tanta magia y con tantísimos seguidores fieles que no paraban de dedicarles vídeos románticos en YouTube.

Los fans de la serie convirtieron el romance de Gonzalo y Margarita en un romance de leyenda al estilo de los romances del medievo; sólo que en vez de ser cantado por trovadores de aldea en aldea, se difundía en los foros, redes y plataformas de internet, con vídeos, fotos y relatos paralelos. En la serie, en cambio, fue una deuda pendiente con el espectador que el pobre Gonzalo sólo trató de enmendar – con toda su buena fe – al final de la sexta temporada, con resultados manifiestamente mejorables. Y es que ya lo decía un predecesor de Águila Roja en la defensa de la justicia, Don Quijote de la Mancha: «Más vale una palabra dicha a tiempo que cien a destiempo«.

Flecos del guión

Por no hablar de los famosos cabos sueltos de la serie y sólo mencionaremos algunos: Ya nunca sabremos porqué Gonzalo le ocultó a su querida amiga Cata (Pepa Aniorte) la muerte Floro (Pepe Quero), su marido. La pobre Cata vivió su vida creyendo que su marido la abandonó un día sin explicaciones para irse a por tabaco a las Américas. ¿Sería porque la asesina fue una katanista ex-amiga de Gonzalo?. No, non mi quadra el héroe dándose a  los amiguismos porque, además, Cata y Floro también eran amigos suyos…

¿Y por qué narices raptaron a la joven esposa de Cipri (Santiago Molero), Inés (Erika Sanz) de la noche a la mañana, para venir a tirarse de cabeza a un lago después de tres o cuatro temporadas, sin apenas explicaciones de ninguna clase ante el desconsuelo de su marido?. ¿Why?? Tampoco es que con Cipri los guionistas hayan tenido muchos miramientos, mayormente porque ciertas crueldades innecesarias muy del gusto de la Globo son totalmente prescindibles (y lo dejamos aquí por el compromiso adquirido al principio 🙊).

Cipri (Santiago Molero) y Cata (Pepa Aniorte) forman pareja tras la desaparición de sus respectivos en circunstancias trágicas
Cipri (Santiago Molero) y Cata (Pepa Aniorte) forman pareja tras la desaparición de sus respectivos en circunstancias trágicas

¿Por qué la Marquesa se olvida del hijo del Rey que tuvo allá por la quinta temporada?😲 ¿Y el niño cojo, alumno de Gonzalo, al que liquida otro alumno suyo, Nuño (Patrick Criado), hijo de la Marquesa y se lo encuentra un perro al cabo de unos días enterrado en una finca?. ¿Por qué el maestro – Águila Roja, el gran adalid de la justicia y de los desheredados – se abstiene de intervenir en el crimen realizado por el hijo de una aristócrata?.

Pero hablando de justicia, no, ciertamente no sería justo, quedarnos sólo en las inconsistencias del guión a estas alturas. Fue el equipo de guionistas de Globomedia dirigidos por Pilar Nadal el que creó la historia de Águila Roja y como suele decirse, el que hace bien las cosas es el mismo que las yerra. Por lo tanto, si alguno de ellos viene a caer por estas páginas, entiendan que esto es una crítica constructiva desde el cariño y el agradecimiento 😘.

anais-y-gonzalo
La deliciosa Anaís (María Pedroviejo) regente del burdel «La Deleitosa», ha sido una de las últimas tentaciones de Gonzalo de Montalvo

Por otra parte, la serie ha contado con una gran producción (ambientación, banda exteriores, escenarios, decorados, vestuarios, gran banda sonora…etc), un cásting excepcional en todas las temporadas (aparte de los actores fijos, entre los que también se cuentan Miguel Ángel Égido (el cardenal Mendoza) y Xabier Elorriaga (Felipe IV), han pasado por la serie desde Julia Gutiérrez Caba hasta Eusebio Poncela, Roberto Álamo, Alberto Sanjuan, Carmen Maura, Adolfo Fernández, Josep Maria Pou, Loles León, María Pedroviejo, Carles Francino, Tina Sáinz, Carlos Areces y muchos otros), figurantes y especialistas de primer nivel. «Águila Roja» ha sido vendida en más de 21 países y ha recibido múltiples reconocimientos y galardones de toda clase, entre ellos el Premio Ondas y los Premios Iris de la Academia de Televisión.

Todo esto a pesar de verse atravesada en pleno auge por la gran crisis económica española de 2010, la cual afectó de lleno, lógicamente, a la televisión pública RTVE. Por si fuera poco, ésta decidió suprimir los anuncios publicitarios poco antes de sufrir los grandes recortes de presupuesto de los que la serie se resintió en todos los aspectos. Para coronar el desaguisado, la cadena realizó cambios en los días de emisión y cortes de temporada por lo sano, mano de santo para disolver audiencias.

malasangre
Malasangre (Eusebio Poncela) una de los últimos personajes en aparecer, determinante en el final

Y aún así, como decíamos al principio, casi 4 millones de personas despidieron en algun momento a su querido héroe el pasado jueves y nos alegramos profundamente por todos los que han puesto todo sus esfuerzos y han contribuido en hacerla posible, especialmente por David Janer que tuvo la amabilidad de visitarnos hace ya unos añitos. De hecho, nos consta que todos los actores y actrices de Águila Roja han sido un amor con los fans y esto no se olvida, es lo que queda.

Como decíamos ahora hemos entrado en la era de la nostalgia de Águila Roja. Nostalgia y… algo de esperanza. El hilo de esperanza que el gran Sátur nos dejó en su charla de despedida y que quizás sea la explicación de por qué dos personajes fundamentales – que por su trayectoria creíamos iban a palmar – quedaron vivos😏 . Si es así, esto no sería un «adios» ni un «hasta siempre», sino un 🙏

¡A más ver, Águila Roja! 

 

lucrecia-la-marquesa
Lucrecia, Marquesa de Santillana (Myriam Gallego) la mala con más admiradores de la ficción española

satur

Sátur (Javier Gutiérrez) el relator tragicómico de la serie y nexo directo con el espectador

david-janer

Gonzalo de Montalvo, retratado por Roberto Álamo

gonzalo-y-margarita

About Solomirar.com

Solomirar.com es una revista digital independiente creada en 2010.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Por favor, si te gustan nuestros contenidos
apoya nuestra web agregándonos a tus redes